a

Convento de Benissa

23 ags 17. El domingo 27 de agosto, a la 19 h. se celebrará una eucaristía de acción de gracias por la presencia de los frailes en el convento de esta ciudad.

El ministro provincial confirma que el convento de 1612 se cerrará en septiembre al trasladar la orden a los cuatro últimos frailes

15 jun 17. El 13 de noviembre de 1611 llegaron a Benissa los primeros frailes franciscanos. «Los benisseros se desvivieron para atenderlos en sus casas», cuenta Joan Josep Cardona en su libro sobre el convento de la Puríssima Concepció y la presencia de los franciscanos en el municipio. Esa presencia ha llegado a su fin. Los últimos cuatro frailes dejarán el convento en septiembre. El ministro provincial de la orden, Juan Carlos Moya, lo confirmó el domingo ante más de doscientos vecinos que, preocupados por el hasta entonces secreto a voces de que se cerraba el convento, acudieron a escuchar las explicaciones del cargo de la orden de los franciscanos.

Moya dibujó un presente descorazonador para las congregaciones religiosas. «Vivimos tiempos de secularización de la fe y parece que se ha avivado el anticlericalismo», sostuvo.

01

Al hablar de los franciscanos, fue muy claro. «Nos estamos muriendo», afirmó. Explicó que en las siete provincias franciscanas que se unieron en 2015 quedan 350 frailes. En los últimos dos años, han fallecido 48 y han entrado 6 jóvenes de los que cuatro se han salido. «Y en lo tocante a este convento, quedan cuatro frailes y dos están muy mayores».

El ministro provincial dejó muy claro que no hay marcha atrás en el cierre del convento, que se producirá en septiembre. También recalcó que no se realizarán ya misas en la iglesia conventual. Los últimos cuatro franciscanos se van. Reveló que el padre Llorca, que atiende desde hace años la parroquia de Senija, «me pidió hace un par de meses dejar esa tarea».

«Les pido que recen por nosotros porque lo necesitamos», apuntó, y mostró su añoranza por esos tiempos «en los que llegaba los niños que luego serían frailes (los franciscanos tenían un seminario Menor en Benissa) y lo vecinos los cuidaban, les lavaban la ropa y les daban su cariño». «Sentimos un agradecimiento muy fuerte por este pueblo».

«Los frailes se van, pero los franciscanos se quedan», dijo Moya en referencia a que la orden franciscana seglar seguirá presente en Benissa.

El gobierno local (Reiniciem, PSPV y Compromís) quiere acordar con los franciscanos alguna fórmula para que el convento, que está declarado Bien de Interés Cultural (BIC), siga abierto o al menos mantenga algún régimen de visitas.

El cenobio atesora, además, un gran valor artístico e histórico. Su primera piedra se puso en el 15 de julio de 1612. Se terminó de construir el 23 de septiembre de 1613. La influencia de los franciscanos en la sociedad y la cultura de Benissa es incontestable. La vida conventual sólo se suspendió durante la Guerra del Francés (de la Independencia), la desamortización y la Guerra Civil. Ahora esa historia de más de 400 años llega a su fin.

Los cuatro últimos franciscanos han luchado lo que han podido, pero la edad no perdona. En septiembre, dirán adiós a la que ha sido su casa.

[Alfons Padilla. Benissa en Levante, el MV]

Leyenda que se encuentra a la puerta del  convento

Cierra el convento de Benissa tras 404 años de historia

El cenobio se clausura por falta de vocaciones y dado que solo viven allí cuatro frailes ya de avanzada edad - Franciscanos de Pego oficiarán ahora la misa

12 jun 17. Las órdenes regulares están tirando a mal. Los franciscanos se quedan sin frailes. Y conventos con la historia del de Benissa, fundado en 1613, se ven abocados a cerrar. Ya es un secreto a voces. El cenobio de la Puríssima Concepció, tras 404 años de historia, cerrará a finales de agosto. Quedan cuatro frailes, de los que tres ya superan los 70 años de edad. Empiezan a tener achaques. El más joven, el padre Llorca, de 66 años, atiende también la parroquia de Senija. El edificio conventual es enorme para que estos cuatro franciscanos puedan mantenerlo.

Preguntado ayer por este diario, el párroco de Benissa, José Tomás, afirmó no tener confirmación oficial del cierre, aunque no se mostró extrañado. La crisis de vocaciones obliga a las órdenes a reorganizarse.

00

De hecho, la franciscana inició en 2005 un proceso de reflexión para hacer frente a la falta de renovación de frailes. En Benissa, han fallecido dos recientemente, Ramón Baselga, en 2016, y Jesús Carballo, este mismo año.

Los franciscanos unieron en 2015 seis de sus provincias españolas (Bética, Granada, Castilla, Cataluña, Comunitat Valenciana y Murcia) y la custodia de San Francisco Solano de Perú.

En Alicante, los tres conventos de esta orden que quedan son los de Pego, Cocentaina y Benissa. Este último ya cuenta los días. En principio sí se mantendrán las misas del fin de semana en la iglesia conventual. Las oficiarán religiosos de Pego.

Los franciscanos forman parte de la historia de Benissa. Joan Josep Cardona, en su libro El convent de la Puríssima Concepció (1612-2012), publicado al cumplirse los 400 años de presencia de esta orden en el municipio, recuerda que el 13 de noviembre de 1611 llegaron al municipio los primeros franciscanos. Estos frailes también se hicieron cargo del seminario, que en sus últimos años también fue centro de bachillerato (Benissa aún no tenía instituto). El seminario se cerró a finales de los años 70. Los frailes impartieron también clase en los colegios. La orden ha formado parte de la sociedad de Benissa. El convento conserva un patrimonio artístico importante vinculado al municipio.

No es el primer cenobio que se cierra en la Marina Alta. En 2005, las últimas monjas agustinas abandonaron el convento de Xàbia, ahora convertido en un centro de día atendido por la congregación de Marta y María.

[ A Padilla, Benissa en Levante EMV]