a

Colocación de la Primera Piedra del nuevo Colegio de Zaragoza

8 abr 19. El día 3 de abril a las 18:00h tuvo lugar el acto de colocación de la primera piedra de la construcción del nuevo colegio franciscano La Purísima y San Antonio de Zaragoza y complejo parroquial. El acto estuvo presidido por el Ministro Provincial, Fr. Juan Carlos Moya, y al mismo asistieron la comunidad religiosa franciscana de Zaragoza, representantes de la comunidad educativa del colegio La Purísima y San Antonio, miembros del Consejo pastoral de la Parroquia de Jesús Maestro, los arquitectos Sicilia y Asociados responsables del proyecto, miembros de la empresa constructora Mariano López Navarro SL., además de otros invitados.

a

En este acto se puso de manifiesto el compromiso franciscano por la educación integral de los niños y adolescentes, motivo fundamental por el que se van a realizar estas obras. También se subrayó la importancia de dar uso a un solar que ha venido reclamando desde hace años algún proyecto cuyas infraestructuras se pusiesen al servicio del barrio en el que los franciscanos han venido trabajando desde hace muchas décadas.

a

Las obras se prolongarán durante un año. El coste de ejecución material de las mismas, recogido en proyecto, asciende a la cuantía de 3.586.00 euros. Se ha firmado un contrato de obra con la empresa zaragozana Mariano López Navarro, S.L. Los trabajos se efectuarán bajo la dirección facultativa de SICILIA Y ASOCIADOS, ARQUITECTURA, S.L.P.

La Provincia de la Inmaculada, Titular del Colegio La Purísima y San Antonio, y la firma Enjoy Wellness han formalizado un acuerdo por el que, en terrenos del colegio, se construirá un complejo para el ocio, salud y deporte, del que se beneficiarán los alumnos del mismo, que podrán incluir la natación dentro de su proyecto curricular.

Agradecemos la asistencia al acto de todos los miembros de la Comunidad Educativa.


Un profesor de un pueblo remoto de África, declarado mejor docente del mundo

25 mar 19. Ya era un ejemplo a seguir en Kenia, ahora lo es en todo el planeta. Peter Tabichi tiene 36 años, es keniano, franciscano y el mejor profesor del mundo. Este domingo recibió el Premio Global de Maestros 2019, entregado anualmente desde 2014 por la fundación Varkey de Dubái, que reconoce el trabajo de los docentes y que está dotado con un millón de dólares que deben destinarse a fines educativos. «Es increíble. Se lo debo todo a Dios», declaró al diario 'Daily Nation'.

Era la segunda vez que Tabichi salía de Kenia -antes solo había estado la vecina Uganda-, y la primera que viajaba en avión. Entre los finalistas del premio de este año había profesores de Reino Unido, los Países Bajos, Brasil, Japón, Argentina, India, Estados Unidos y Georgia. La ceremonia fue presentada por el actor australiano Hugh Jackman, y presidida por el primer ministro de Emiratos Árabes, Mohammed Bin Rashid Al Maktoum. La fundación Varkey elogió «la dedicación, el arduo trabajo y la confianza apasionada de Tabichi en el talento de sus estudiantes». Se trata del primer hombre que recibe este honor, hasta ahora concedido a cuatro mujeres.

El maestro, que acudió al evento acompañado por su padre (su madre murió cuando él tenía once años), lleva la pasión por la enseñanza en su ADN -tanto su progenitor, como su tío y sus primos son docentes-. La labor que hacían ellos en la sociedad le inspiró a convertirse en profesor de Matemáticas y Física. Quería marcar la diferencia.

Actualmente trabaja en la escuela secundaria Keriko Mixed Day, en Pwani Village, una remota aldea de Kenia, donde el 95% de sus estudiantes viven en la pobreza y el 30% son huérfanos o de familias monoparentales. Una situación que, junto a otros problemas como el abuso de drogas, los embarazos en la adolescencia y el matrimonio prematuro hacen que el abandono escolar sea muy frecuente. «La escuela está en un área muy remota. La mayoría de los estudiantes provienen de familias muy pobres. Incluso pagar el desayuno es difícil. No pueden concentrarse porque no han comido suficiente en casa», expresa el premiado. Por eso sorprende que haya sido capaz de cambiar la vida de la escuela con un solo ordenador, malas conexiones a Internet y una proporción de 58 alumnos por maestro -algunos de los cuales caminan cada día siete kilómetros para ir al colegio-.

Orgulloso de sus estudiantes

Todo empezó cuando creó el 'Club de crianza de talentos' y amplió el 'Club de ciencias'. Sus estudiantes inventaron un dispositivo para permitir a las personas ciegas y sordas medir objetos y la escuela superó a algunos de los mejores colegios del país en la Feria de Ciencia e Ingeniería de Kenia 2018. También se clasificaron para la Feria Internacional de Ciencia e Ingeniería INTEL 2019 en Arizona (EE UU) y ganaron un premio de la Royal Society of Chemistry con un proyecto que aprovechaba la vida vegetal local para generar electricidad.

«Estoy inmensamente orgulloso de mis estudiantes, carecemos de instalaciones que muchas escuelas dan por sentado. Como profesor, no solo quiero tener un impacto positivo en mi país sino en toda África», dice Tabichi.

Al hacer que sus alumnos crean en sí mismos, Peter también ha mejorado drásticamente su autoestima. Las matriculaciones se ha duplicado en tres años, alcanzando las 400, y los casos de mala conducta han bajado de treinta por semana a solo tres. «Para ser un gran maestro, tienes que ser creativo y abrazar la tecnología. Tienes que hacer más y hablar menos», comenta.

Entrega del premio

Más allá del aula

Pero el trabajo de Tabichi se extiende más allá del aula. El 80% de su salario de enseñanza lo destina a proyectos de la comunidad local. Creó el 'Club de Paz' para unir a las siete tribus diferentes representadas en la escuela -la violencia tribal atravesó el Valle del Rift después de las elecciones presidenciales de 2007 y muchos fueron asesinados en Nakuru-.

Igualmente, ha enseñado a la gente local a cultivar tierras resistentes para prevenir la hambruna. «La inseguridad alimentaria es un problema importante, por lo que enseñar nuevas formas de cultivar es una cuestión de vida o muerte», dice Tabichi.

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, felicitó al galardonado porque «es un ejemplo brillante de lo que el espíritu humano puede conseguir no solo para Kenia o África, sino para el mundo».

[Artículo de Las Provincias. Vídeos de You Tube]