Ordenación sacerdotal de Fr. Antonio Mª Soriano Velert, ofm

Uno de los servicios del Ministro provincial es visitar y animar a sus hermanos, en dondequiera que estén. A todos ellos debe ser cercano, accesible; con todos, su trato debe ser afable, comprensivo, atento.

Nuestra Provincia de Valencia, Aragón y Baleares tiene la gracia de contar con cuatro hermanos que viven lejos: en la tierra hermana de Perú; más concretamente, en la selva, en los Vicariatos de San Ramón y de Requena. Es esta una porción preciosa, más que por el lugar, por las personas que allí viven, por la acción pastoral, evangelizadora y de promoción, que nuestros hermanos desarrollan.

Allí me dirigí el pasado día 12 de agosto. Fueron pocos días; 18, pero llenos de experiencias vivas y variadas. El motivo más urgente de este viaje fue la ordenación sacerdotal de nuestro hermano fray Antonio Mª Soriano Velert, que se encuentra en Contamana.

Igleisia de la misión de Contamana

Contamana: Iglesia de la misión

Manifiesta el deseo de ser ordenado

Tras la liturgia de la Palabra comienza la ordenación. Fray Antonio, ante el Obispo y concelebrantes, inicia el rito de la ordenación, manifestando su deseo de ser ordenado.

Fr. Antonio Soriano

El rito sigue con la postración y el rezo de las letanías de los santos.

Contamana es una ciudad situada en la margen derecha del caudaloso río Ucayali, en las estribaciones de la cordillera Canchahuaya. Dista 1.121 Km. de Lima y 904 Km. de Iquitos. La misión fue fundada por el P. Buenaventura Márquez, del Convento de Ocopa, el año 1811. para atender a los Cunibos, enemigos de los Shipibos, en el lugar conocido como conta-maná o cerro de palma. En 1903 es «la Residencia habitual de la Prefectura apostólica, a la vez que de la primera autoridad política de aquella Provincia», creada en 1900, con una extensión de 175.618 Km2. En 1943 la Provincia quedó reducida a los actuales 32.290 Km2.

Por esta misión han pasado y vivido muchos y entregados misioneros, como el P. Severino González, de nuestra Provincia. Y aquí ejerce como párroco desde hace años nuestro hermano Faustino Zapico. A esta misión llegó, respondiendo a la llamada misionera y para ayudar en la tarea formativa y pastoral, a principios de otoño del año pasado, Fr. Antonio Soriano.

Algunos meses después de su llegada, ante la gran necesidad de sacerdotes en el Vicariato y la gran tarea pastoral que hay que atender, sintió como una urgencia la llamada del Señor a pedir la ordenación sacerdotal. Después de un tiempo de discernimiento y de consulta a sus superiores, llegó el día de la ordenación: el 19 de agosto de 2001, en Contamana.

Seguramente nunca se había visto una cosa semejante en la ciudad de Contamana. Desde hacía días, sobre todo las vísperas, se notaba en la ciudad. Muchas personas participaron en la limpieza y adorno de la iglesia, en la preparación de la celebración y en los actos que tuvieron lugar después. Y, tal vez, lo más importante, la alegría y el asombro por lo que iba a suceder: Fr. Antonio iba a recibir la ordenación sacerdotal.

A las 11 de la mañana se iniciaba la procesión desde la casa de la Misión hasta el templo. Nunca antes habían visto juntos en este templo tantos sacerdotes: la casi totalidad de los sacerdotes del Vicariato, los Ministros provinciales de San Francisco Solano (Perú) y de Valencia, y otros sacerdotes franciscanos de Lima y de Asunción. Presidía la celebración el pastor del Vicariato, Mons. Víctor de la Peña.

Además, se hacía notar una presencia extraordinaria de religiosas franciscanas de las Misiones de Contamana, Jenaro Herrera, Tierra Blanca, Requena y Orellana, que habían llegado en la embarcación «Granada», el «palacio episcopal flotante», como le gusta decir a Mons. Víctor.

En la homilía, Mons. Víctor comenzaba citando el texto de Hechos 10,34: «Verdaderamente reconozco que Dios no hace diferencia entre las personas, sino que acepta a todo el que lo honra y obra justamente, sea cual sea su raza.» Y continuaba diciendo: «Dios ha llamado a nuestro hermano Antonio desde un contexto humano que quizá él nunca pensó y desde un contexto eclesial que en otros lugares no hubiera sentido. Este eco al llamado en el aquí y ahora humano y eclesial es el que hace que el envío para el servicio del Evangelio, en esta Iglesia particular del Vicariato de Requena, sea para ti, hermano Antonio, más punzante, más hondo y más exigitivo.»

Las hermosas y profundas palabras del Obispo explicaban la vocación, la vida y misión del sacerdote, e iban calando hondo en todos los que participamos en la celebración. Y concluía: «Tu tarea, hermano Antonio, es grande, pero yo te digo lo que el Padre Dios decía a sus profetas y que Jesús repitió a sus apóstoles: "No temas. Yo estoy contigo." Por tu parte, sé fiel a Dios, sé fiel a tu pueblo, sé fiel a ti mismo. Que así sea.»

1

El obispo impone las manos al ordenando. Luego la imponen todos los concelebrantes. Momento en que Fr. Faustino Zapico, misionero en Contamana, impone las manos a Fray Antonio.

Imposición de manos

Imposición de manos de otro de los concelebrantes

Unge las manos

El obispo unge las manos de Fr. Antonio

Entrega

Ya revestido de ornamentos sacerdotales recibe el cáliz y la patena

Presentación de las ofrendas

Presentación de las ofrendas

Ordenación de Fr. Antonio Soriano

Fr. Juan Oliver, Fr. Víctor de la Peña, Obispo ordenante y Fr. Antonio Soriano

Prosigue la eucaristía donde el nuevo sacerdote concelebra con el Obispo. De izquierda a derecha: Fr. Faustino Zapico, Fr. Juan Oliver, Fr. Víctor de la Peña, obispo, Fr. Antonio Soriano y

Al terminar la ceremonia, todos los presentes pasamos al patio de la misión donde se sirvió un refresco y parte de la enorme tarta que habían preparado los fieles para este acontecimiento. Cuatro hermosos bailes, uno por la Costa, otro por la Sierra, otro por la Selva y otro de «yapa», fueron muy bien ejecutados por los jóvenes profesores de la Escuela Especial.

Por parte del hermano Antonio no faltaron las palabras de recuerdo para toda su familia, amigos y hermanos franciscanos que están en España, y que «están todos muy bien representados por ustedes que ahora son mi familia y amigos».

Hermano Antonio, pedimos al Señor que te acompañe en tu misión evangelizadora y educadora. Y ojalá que tu respuesta decidida al Señor en esta misión sea estímulo para que otros escuchen y respondan con generosidad a la llamada a trabajar por el Reino, especialmente entre los pobres y los hambrientos de pan y de Evangelio.

Fr. Juan Oliver, ofm
Ministro provincial

Noticias del Mundo Franciscano

IV Capítulo provincial de los Terciarios Capuchinos

El religioso José Oltra Vidal ha sido reelegido superior provincial de los Terciarios Capuchinos, congregación fundada hace 112 años por el obispo y pedagogo humanista Fr. Luis Amigó y Ferrer. José Oltra nació en Oliva (Valencia) en 1940. Fue ordenado sacerdote en 1965, en Medellín (Colombia), donde trabajó como educador especializado en pedagogía reeducativa. Ha sido maestro de novicios y vicario parroquial en Sierra (Albacete), y también vicario provincial. Durante seis años fue superior de la provincia de la Inmaculada, superior general de la congregación y superior de la provincia Luis Amigó, desde 1998, cargo que continuará ocupando tres años más.

XXIII Capítulo general de las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada

24

Las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada están, desde el día 9 de julio al 2 de agosto, reunidas en Capítulo General.

Son 36 hermanas representando a todas las hermanas de la Congregación y que están presentes en 10 países: España, Portugal, Italia, Honduras, Puerto Rico, Venezuela, Perú, Chile, India y Kenya.

El propósito del Capítulo es:

— Trazar líneas para el próximo sexenio 2001-2007.

— Elegir el nuevo equipo (Hna. General y Consejeras) que anime a toda la Congregación de H.F.I. a encarnar el carisma de fraternidad y misericordia en el servicio al mundo de hoy, resumido en el lema: «RENACER DANDO ESPERANZA».

El encuentro es en el Centro de Espiritualidad que la Congregación tiene en MONCADA (Valencia), lugar donde nació M. Francisca Pascual Domenech (fundadora de la Congregación).

La Congregación de Hermanas Franciscanas se dedica a la enseñanza común y enseñanza especial de sordos y ciegos, asistencia y acompañamiento de ancianos enfermos de lepra, tarea de primera evangelización y cualquier necesidad urgente de la Iglesia.

Terminan su Asamblea General el día 2 de agosto, fiesta de Santa María de los Ángeles. El proyecto de Dios es hacer del mundo su familia, donde todos seamos hermanos. Sus grandes metas están en lograr una globalización del amor, la solidaridad y la misericordia:

La elección del nuevo equipo de gobierno tuvo lugar el día 20 de julio, quedando conformado de esta manera:

Hna. General: Carmen Pons Martí
Vicaria General: Antonia Fernández Moral
2ª Consejera: Celia Tena Marín
3ª Consejera: Aniuska Aponte Vargas
4ª Consejera: Lucy Augustine
Ecónoma General: Inmaculada Vicente Hernando

Nos alegra comunicarlo desde la revista Hermano Francisco a toda la familia franciscana. Agradecemos os unáis a nuestra alegría y a nuestros deseos de seguir con empeño el deseo de hacer presente a Dios en nuestra sociedad y seguir haciendo el bien.

Orden Franciscana Seglar. V Congreso Latinoamericano OFS-JUFRA

El Señor Jesús nos está regalando siempre continuas gracias. El año pasado fue la gran experiencia del Jubileo. Hubo visitas a lugares de peregrinación. Participaron especialmente hermanos y hermanas de la OFS. Circunstancia muy significativa fue el Jubileo de la familia franciscana en la Archidiócesis de Santo Domingo, que se celebró el 4 de octubre. La representación mayoritaria fue de la OFS. Participaron también frailes capuchinos y hermanas de otros institutos franciscanos.

La gracia especial del Señor este año 2001 fue el V Congreso Latinoamericano OFS-JUFRA, que se celebró del 17 al 24 de junio en la Casa San Pablo, en Santo Domingo. Hubo en él delegados de 16 países: aproximadamente 65 personas. Entre éstos incluían al padre Asistente General OFS, fray Ben Brevoort OFMCap; la vice Ministra General, Encarnación del Pozo, y la Consejera por la Lengua Española, Alicia Gallardo Leyton. También los asistentes espirituales de 8 países, los Ministros/ as nacionales de 12 países, los Coordinadores Nacionales de JUFRA de 5 países y los Ministros/as o vice Ministros/as Regionales de algunas de las fraternidades regionales OFS de la República Dominicana, que participaron como observadores.

El lema del Congreso fue: Francisco y Clara. Respuesta al hombre latinoamericano en el nuevo milenio. En él se desarrollaron varios temas y se recogieron sugerencias y opiniones tendentes a establecer posturas claras y firmes frente a los retos y desafíos que nos presenta la sociedad moderna con todas sus zonas oscuras. Los temas abarcaron los aspectos: cultural, socio-político, eclesial, franciscano y ecológico, como así también la realidad de la niñez y la juventud en Latinoamérica. Al final se presentaron unas propuestas aprobadas por los congresistas que fueron las conclusiones del Congreso, que van a pautar la vida y el caminar de la Orden Franciscana Seglar y la Juventud Franciscana de América Latina en los próximos años. El VI Congreso se realizará en el 2004 en México, probablemente.

Fray Dionisio Telemín, OFMCap

Profesión temporal de cinco novicios franciscanos

Son múltiples las voces, los gritos, los susurros que hoy en día intentan atraer nuestra atención, muchos de ellos provenientes de la televisión, de los distintos tipos de correos de que disponemos, y de nuestros seres más cercanos. A la gran mayoría de estos emisores les encantaría absorbernos de manera total y permanente, de forma que nuestra existencia estuviese definida por esa oferta concreta y se excluyesen el resto. Por tanto, cuando de entregar el corazón se trata, es decir, toda la persona, habremos de atender muy bien a qué voz o voces damos nuestro asentimiento, dado que en esta vida, hasta el más ácrata o rebelde pone su corazón en uno u otro lugar.

Lo que en este breve escrito queremos daros a conocer es que aquí y ahora hay jóvenes con nombres y apellidos que, de entre esa infinidad de reclamos, han escuchado el de Dios, no como el que escucha las noticias cada mañana, sino confrontando los acontecimientos que conforman su vida con la Palabra de Dios y percibiendo en ello una presencia que desborda la condición humana y que plenifica, da sentido y cohesión a todos esos acontecimientos; una presencia, en definitiva, hecha amor y gratuidad. Sólo desde esta experiencia de Dios ellos han podido situar a Dios en el centro de sus vidas como opción fundamental y radical que configura toda su existencia.

Estamos hablando de unos jóvenes que han sido tocados por la gracia de Dios a seguir las huellas de su Hijo Jesucristo en uno de los carismas que enriquece la Iglesia, como es el franciscano. En efecto, Francisco de Asís sigue siendo ejemplo y modelo actual, de suerte que muchas personas viven su ser cristiano con el estilo de vida que el mismo Señor le reveló, que no es otro que el de vivir el Santo Evangelio (Test 14).

El resultado de todo ello no es otro que el de la emisión de la profesión temporal en la Orden de Hermanos Menores, y quienes encarnan esta decisión son Miguel Ángel del Ser Pastor y Pablo Millán Millán, ambos pertenecientes a la provincia franciscana de Granada; Jesús del Espino Nieva, de la provincia Bética; David Enriquez i Cid, de la provincia de Cataluña, y Javier Madrid Ayala, perteneciente a la de Cartagena.

Comienzo de la eucaristía

26

El P. Provincial, Francisco Oliver, de la Provincia de Cartagena, presidió la Eucaristía, que concelebraron los Provinciales de la Provincia de la Bética, Francisco García; de la Provincia de Granada, Ángel Sáez, Vicario Provincial; de la Provincia de Cataluña, Francisco Vilá, y de la Provincia de Valencia, Juan Oliver. La Iglesia estaba abarrotada de fieles y familiares de los neoprofesos.

27

Momento de la profesión de Fray Jesús del Espino Nieva (Provincia de la Bética).

29

Tras la profesión

28

En la foto los hermanos: Jesús del Espino Nieva, Pablo Millán Millán, Miguel Ángel del Ser Pastor, Javier Madrid Ayala y David Enriquez Cid.

Así, la tarde del día 1 del pasado mes de septiembre, en el convento de Santo Espíritu del Monte, estas cinco personas nos dejaban claro que Jesús de Nazaret, su persona y su mensaje siguen teniendo plena vigencia en nuestro mundo. Ellos han podido ¡r conociendo y experimentando que todavía es posible soñar con caminos transidos por la humildad y la sencillez, por la fraternidad y la oración, por la alegría y la pobreza, por el servicio y la minoridad..., y no sólo soñarlo, sino encarnarlo, siempre con la ayuda del Espíritu Santo, pues sin él nada somos ni podemos. Eso es lo que la fórmula de profesión que cada novicio pronunció quiere significar, y eso es lo que manifestaron públicamente: que han sido escogidos por Dios para seguir más de cerca el Evangelio y las huellas de nuestro Señor Jesucristo, viviendo en obediencia, sin propio y en castidad, entregándose de todo corazón a la Fraternidad de Frailes Menores para que, con la gracia del Espíritu Santo, con el ejemplo de María, con la intercesión de san Francisco y de todos los santos, y con la ayuda de los hermanos, puedan alcanzar la perfección de la caridad, al servicio de Dios, de la Iglesia y de los hombres.

Estas y otras palabras fueron las que Miguel Ángel, Pablo, Jesús, David y Javier pronunciaron, siendo acogidos por sus respectivos ministros provinciales, esto es, fray Ángel Sáez, vicario provincial de la provincia franciscana de Granada; fray Francisco García, de la Bétlca; fray Francesc Vilá, de Cataluña, y fray Francisco Ollver, de Cartagena. Este último fue quien presidió la Eucaristía, y en ella también les acompañó el provincial de Valencia, fray Juan Oliver.

No cabe otra cosa que dar gracias a Dios porque se sigue acordando de sus hijos, porque sigue manifestándose como camino, verdad y vida (Jn 14,6); porque ha tocado los corazones de Miguel Ángel, Pablo, Jesús, David y Javier y les ha dado el don de la libertad para poder escoger su propuesta de amor fiel. En todo este proceso de maduración y discernimiento también hay que dar las gracias a quienes han dedicado esfuerzos y sacrificios en el acompañamiento de cada uno de ellos, sobre todo en este año de noviciado, caracterizado por una mayor Intensidad en la vivencia de la vida fraterna, de oración y de profundización en la vocación; por tanto, gracias a la fraternidad de Santo Espíritu, y particularmente a fray Ángel Pinedo y fray Joaquín Zurera como formadores, y a fray José Luis Coll como maestro de novicios. Y finalmente, gracias a vosotros, Miguel Ángel, Pablo, Jesús, David y Javier por vuestra generosidad en la entrega a Dios y a la humanidad, por aceptar la aventura de confiaros plenamente al Dios revelado en Jesucristo; gracias por haberos puesto en marcha y, sin mirar atrás, testimoniar con vuestra vida que se puede ser cordero en medio de un mundo de lobos (cf. Le 9,3). Que el Señor os dé su paz y os bendiga siempre.

Juan Carlos Moya, ofm