DE NUESTRAS CRÓNICAS

XLV
Los franciscanos en Pego (9)

CONVENTO DE LA SAGRADA FAMILIA. BENDICION E INAUGURACION DEL ORATORIO Y DEL CONVENTO

Durante los días 8, 9 y 10 de mayo de 1894 practicó la primera visita canónica a la residencia de Pego el muy Reverendo padre Vicente Molíns. En vista del estado adelantado de las obras se fijó como fecha de inauguración e1 día 25 de julio próximo.

«El deseo más ardiente de cuantos simpatizaban con los frailes, era que llegase el feliz día de poderse bendecir el Oratorio provisional que había de instalarse en la planta baja del ala del edificio que tiene la dirección sureste. Éste cuerpo y la fachada ya estaban terminados, faltaba sólo la distribución interior del Convento de conformidad con los planos de Fr. Maseo y el Arquitecto.

«Muchos adictos tuvieron la satisfacción de costear cada uno, una de las celdas-habitaciones para vivienda le los frailes. Entre los que pagaron celdas recuerdo los nombres de los bienhechores: D. Vicente Sanz, Pbro. Cura Párroco, D. Cirilo Gilabert, Pbro. Coadjutor, D. Pedro Sala, D. Pascual Alemany, Dª María González, Dª Vicenta García y la Srta. Carmen Ciscar Gilabert que costeó una celda con el dinero que recaudó de sus aguinaldos le Navidad. Todas estas celdas son las correspondientes a las ventanas del primer piso que mira a la fachada, únicas que se hicieron. En total había nueve.

Convento de Pego

»La distribución provisional del edificio era entonces a siguiente. La puerta que en el claustro inferior da acceso a la escalera principal servía de portería para la clausura. Entrando a la izquierda había un pequeño pasillo que daba entrada a la cocina situada en el ángulo del edificio y al refectorio. A la derecha de la portería y «frente al pasillo daba una pequeña puerta para entrar la Comunidad en el Oratorio. Subiendo la escalera se llegaba al claustro superior donde se encontraban nueve celdas para los religiosos correspondiendo cada una a cada ventana del piso primero de la fachada principal el edificio. Lo que hoy es celda de la Orden servía de coro. El Oratorio tenía veintiséis metros con cuarenta centímetros de largo por cinco veinte de ancho. Muy reducido, por cierto, dada la concurrencia de fieles que acudían a las funciones religiosas, sobre todo los domingos y días festivos, viéndose los hombres obligados casi siempre a ir al coro, sacristía y entradas del Oratorio, por estar la nave de éste completamente llena...

»El P. Vicente Molíns, Ministro Provincial de esta de Valencia, mediante atenta solicitud alcanzó del Sr. Arzobispo el debido permiso para que D. Vicente Sanz, Cura de la Parroquia, lo bendijera.

»Al efecto el día 25 de Julio del año 1894, a, las nueve horas de su mañana vino el Rvdo. Clero Parroquial con Cruz alzada y presidido de su digno Arcipreste quien bendijo el Oratorio con la solemnidad y formalidades que prescribe el Ritual Valentino.

»Acto seguido se descubrió Su Divina Majestad y cantó la Misa, oficiando en ella el Rvdo. P. Vicente Valls, Custodio de la Provincia, interpretándose la Misa en mi del Maestro Eslava por la Capilla del Colegio Seráfico de Benisa y muchos cantores de Pego y pueblos circunvecinos. El sermón estuvo a cargo del P. Francisco Domingo Payá, religioso de esta Provincia Seráfica. Terminada la solemnidad, el Sr. Síndico D. José Sendra Casabó celebró la primera Misa rezada.

»Por la tarde, a la hora oportuna, se manifestó de nuevo al Señor, se cantó solemne trisagio al que siguió el fervoroso y entusiasta sermón que predicó el P. Francisco Jordá.

»Para la solemnidad de estas fiestas de inauguración del Convento y Oratorio provisional vinieron los niños del Colegio Seráfico de Benisa con la mayor parte de sus profesores, y todos los religiosos hijos de Pego que hay en la Provincia. Realzando más el esplendor de las funciones religiosas la asistencia de las autoridades Civil y Eclesiástica y el gran concurso de fieles. Fue un día de verdadero entusiasmo y un acontecimiento grande y de muy grata memoria para los hijos de esta católica Villa de Pego. En todos los semblantes se leía la satisfacción que sus corazones sentían al ver ya en su propia casa a los humildes y beneméritos hijos del Seráfico Padre San Francisco.»

«Mientras sucedía todo esto el P. Molíns... pidió y obtuvo licencia del Rdmo. P. Serafín Linares, Vice-Comisario Apóstolico, para que como Superior de la Provincia Regular de Valencia y en representación de la misma pueda aceptar y recibir aquel local y lo que se edifique en él, firmando las escrituras y cuantos documentos sean necesarios que justifiquen ante los tribunales civiles la posesión y propiedad de la referida finca... Esta autorización está dada en Madrid a 23 de abril de 1892.» («La Acción Antoniana», número extraordinario, 1929, p. 65.)

Primera Comunidad del nuevo Convento

«Los que tomaron posesión del nuevo Convento en calidad de moradores del mismo fueron el

P. Gerardo Ribera, Presidente;
Fr. Buenaventura Estruch, Lego;
Fr. Maseo Company, Lego;
Fr. Francisco Yvars, Lego;
Fr. Salvador Pelufo, Lego;
Fr. Simeón Lavarías, Lego;
H.° Joaquín Cominches, Donado;
H.° Pedro Reig, Donado;
H.° Emilio Miñana, Donado;
H.° José Barrachina, Donado,

que son los que venían trabajando en las obras como Carpinteros, Albañiles y Peones.

«Pocos días después se incorporaron:

el P. Sebastián Font, Lector de Teología Moral;
el P. Antonio Pérez, Estudiante de Moral;
Fr. Miguel Gadea, Diácono;
Fr. David Pineda, Subdiácono;
Fr. Tomás Filiberto, Subdiácono y
Fr. Francisco Lliteras, Minorista,

quedando así formada la primera Comunidad del Convento de la Sagrada Familia de Pego.»

Siguen las obras. Bendición de la iglesia. Otras mejoras

«La edificación del convento e iglesia fueron adelantando sin desmayos gracias a la eficaz cooperación y fervorosos alientos de los vecinos de Pego, y siendo Ministro Provincial el P. Camilo Tomás en 6 de Abril de 1901 se inauguró con gran aparato, y según las preces del Ritual se bendijo el nuevo y grandioso templo de puro estilo gótico dedicado a la Sagrada Familia.

»En las guardianías posteriores se fueron introduciendo diversas mejoras en el interior del convento hasta dejarlo en su completo perfeccionamiento tal como hoy se halla. Varias de estas mejoras fueron ejecutadas bajo la dirección de Fr. Francisco Yvars, tales como la construcción del abovedado del actual refectorio, elevación y cubierta del campanario, explanación de la plaza, construcción de las capillitas del Via-Crucis, etc.» («La Acción Antoniana», extraordinario, 1929, p. 66 s.)

Nota final

Hemos puesto interés en transcribir casi literalmente los comienzos de la historia del Convento de la Sagrada Familia de Pego, con el fin de que queden para la posteridad, puesto que son anotaciones de testigos presenciales.

En dos visitas canónicas, la de 1903 y la de 1905, los respectivos provinciales, padres Francisco Jordá y Daniel Sempere, dispusieron que se comenzara el «Libro de Crónicas o Hechos Notables de la Comunidad».
El año 1906 el padre Francisco Lloréns, cumpliendo las anteriores disposiciones suplicó al síndico de la Comunidad, reverendo don José María Sendra Casabó, que le refiriera cuantos datos pudiera recordar de los primeros momentos de la fundación. El buen sacerdote y entusiasta por la fundación, como hemos podido comprobar, le escribió de su puño y letra un relato de 44 páginas en folio. El padre Lloréns puso en orden los hechos referidos en dicho manuscrito, dándoles alguna forma, dividiéndolos en capítulos, suprimiendo lo que no tenía una relación directa con la materia y añadiendo algún pequeño detalle, según se lee en la Advertencia, fechada y firmada por él mismo en Pego el 31 de diciembre de 1915, de introducción al libro que titula "Apuntes para la Crónica del Convento de la Sagrada Familia de la Villa de Pego" escritos por el Rvdo. Sr. D. José María Sendra, Pbro., primer Síndico Apostólico, de esta Comunidad».

Por lo visto el padre Francisco Lloréns no pudo terminar su tarea, que queda incompleta como puede advertirse en la página 29 del citado libro. En la visita canónica que hace el P. Carlos García Badía el año 1920 manda que se continúe la historia en el plazo de dos meses, encargando de ello al padre Buenaventura Botella, de quien debe ser la letra que continúa hasta la página 33, de donde hemos tomado lo referente a la bendición e inauguración del convento y del oratorio provisional.

No ha llegado a nuestras manos el manuscrito de don José María Sendra, lo que lamentamos puesto que contendría interesantes noticias del período que media entre la inauguración del convento en 1894 y el año 1906 en que el padre Lloréns le pidió los referidos datos, tiempo en el que se terminó e inauguró también la nueva iglesia.

pego

Vista tomada el año 2014

Como ya advertimos en el artículo número 5 de «Los franciscanos en Pego», los textos entre comillas que llevan cita están tomados literalmente del referido «Libro de Crónicas del Convento de Pego».

En artículos posteriores trataremos de resumir la evolución histórica del actual Convento de la Sagrada Familia de Pego.

Fr. Benjamín Agulló Pascual, ofm
Cronista provincial