a

Convento de San Cristóbal, de Tauste

Sinopsis de la historia de Tauste

      Junto con Sos del Rey Católico, Uncastillo, Sádaba y Ejea de los Caballeros, Tauste es una de las Cinco Villas históricas de Aragón. Tauste queda situada en la margen izquierda del Ebro, que en tiempos fue poblado por vascones, incluida  Alavone, actual Alagón, como indican los bronces de Botorrita. Hay claros indicios de la El prgreso de Tauste es incesante. población romana y musulmana.  En 1105, Alfonso I la conquista y la incorpora a su reino. En el siglo XIII se experimenta un desarrollo considerable, como lo manifiesta la magnífica iglesia de Santa María. Y es Martín I el Humano quien declara infanzones a los habitantes de Tauste, dando la villa carácter de realengo, con voto en Cortes. Alfonso V el Magnánimo autoriza en 1423 que se instalaran escuelas de gramática y artes y la reina Dª.María le concedió la celebración de un mercado semanal.

       En el 1444, el príncipe Carlos de Viana concede que las aguas del Ebro, mediante l Canal de Tauste, alcancen sus tierras, lo que propicia un cambio total y un alto grado de desarrollo de su econocmía. El siglo XVI se acentúa todavía mas ese desarrollo, a finals del cual, se funda el convento franciscano de San Cristóbal, del que apenas quedan restos. (Cfr. www. Tauste)

Fundación del convento

            El cronista fray Félix Vallés se limita a decir que el convento de San Cristóbal, de Tauste, en la diócesis de Zaragoza, fue erigido el año 1589. Es eso lo que testifican tanto Blasco de Lanuza, en el tomo 2 de su Historia Eclesiástica, como el R.P. Hebrera, en la tabla 5 de su Crónica, col. 4, n. 20. Descansan allí en paz los venerables varones fray Pedro Vicente, converso, y el venerable Bernardo Lizarabe, terciario. Viven allí  20 frailes menores [año 1723].

El convento

            Escritores pertenecientes a La Asociación Cultural El Patiaz, de Tauste, ha difundido unas notas sobre el convento, del que, situado en las afueras de la población, a la salida del pueblo, hacia Ejea, en lo alto,  dice que apenas si quedan de él más que “unos restos de su iglesia de corte renacentista”. Poco se puede decir de la fábrica de un convento del que sólo quedan ruinas.

            Las fotos que nos han llegado muestran parte de lo que fue el arranque del crucero.“Parece ser que el convento era un edificio amplio con una comunidad religiosa numerosa”, dicen Criado Mainar, Jesús. (“Tauste, agua y vida” Arte y arquitectura en Tauste, 2005) y Longás Otín, Luis. (“Tauste en su Historia. Actas de la IV Jornadas sobre la Historia de Tauste. La Orden Franciscana en Tauste. 2002”). Todo lo que puede saberse de la iglesia y convento habría que rastrearse en los retablos conservados en otras iglesias, al quedar en total abandono el conjunto conventual.

Los retablos de la iglesia

            Lo más sobresaliente de estos traslados es el hecho de que fue a Basílica del pilar la que se favoreció con el retablo del altar mayor, perteneciente a la segunda mitas del siglo XIX. Se trata de una obra de talla en madera dorada de estilo clásico en que ya apuntan detalles rococós, de la que el lienzo central fue sustituido por otro en que figura el grupo escultórico de San Joaquín y la Virgen Niña. Puede verse todavía, en la parte superior del retablo “un relieve con la visión de San Francisco contemplando a la Virgen rodeada de ángeles y a Cristo”. Se ignora cuál fue el destino de los lienzos originales, que algo tendrían que ver con san Cristóbal, patrón del convento.

            Otros retablos reutilizados en la iglesia parroquial del mismo Tauste son los dedicados a san Pascual Bailón y a San Buenaventura, que la ciada Asociación entiende que debieron de formar parte de un mismo conjunto con el del altar mayor, como retablos colaterales, dado que comparten con él “unas mismas características”. En la Iglesia de San Jorge, de las Hermanas Clarisas de la localidad, figuran un retablo de San Ramón Nonato y el de la Inmaculada Concepción de María, que parecen tener la misma procedencia.

            Cabe pensar que el retablo de san Pascual conmemoraría la tradición local de que por Tauste pasó san Pascual Bailón. Escriben historiadores locales que el santo pernoctó en el convento, camino de Francia.

            Formando conjunto con el convento, según costumbre, figuraban algunas ermitas, donde los religiosos se retiraban a hacer penitencia, como ocurre en Cariñena y Alpartir.

La Exclaustración

            Como en los demás conventos, la invasión francesa, que expulsa a los religiosos de sus conventos hasta 1814 o 1815, el primer asomo de exclaustración de las Cortes de C´diz y el decreto de Mendizábal, dan al traste con la vida conventual en España en 1835.

            “En el año 2001 y por los problemas de inestabilidad y progresivo desmoronamiento que presentaba el enclave geológico de yesos en el que se alzaba, hubo que demoler parte de los escasos restos que todavía quedaban en pie. En las proximidades de estas ruinas se encuentran las ermitas de San Antoñico y el Sepulcro, por lo que este paraje es conocido en la actualidad como el Parque de las Ermitas” (o. c.).

a

Necrologio

Entresacamos del cabreo ms. de San Diego los siguientes religiosos difuntos pertenecientes a la comunidad franciscana de San Cristóbal, de Tauste: