a

Convento de Santa María de Jesús, de Maella

Fundación

Maella está situada en la Depresión del Ebro, junto al río Matarraña, a 21 kilómetros de Caspe. Poco es lo que sabemos acerca del convento de Santa María de Jesús, en Maella.

Sobre el convento de Santa María de Jesús, de Maella, el cronista de la Provincia de Aragón fray Felix Vallés de Assensio, zaragozano,  escribe muy brevemente, en latín, el año 1723, en una Crónica manuscrita que desconoce la imprenta, titulada Nova et Vetera, lo siguiente:

El convento de Santa María de Jesús, de Maella, en la diócesis de Zaragoza, fue alzado el año 1618, como aparece en un antiguo y vetusto libro que posee la Provincia de Aragón, en el folio 44. Lo habitan 21 frailes menores.

Figura esta reseña, la más breve cuantas dejó escritas sobre los conventos de su tiempo en Aragón,  en la página 18, número 28.

La iglesia

SIPCA, del Gobierno de Aragón, Google, en Historia y tradiciones Iglesia de Santa María de Jesús, describe la iglesia del siguiente modo

“Es un edificio de tres naves de la misma altura, y cuatro tramos de los cuales el segundo desde la cabecera es más ancho a modo de crucero. Forma éste una cruz latina junto con la nave central, cubierta por bóvedas de medio cañón con lunetos y en el espacio central con cúpula sobre pechinas, mientras que las naves laterales se rematan con bóvedas de arista. También se prolonga este eje mediante un pequeño tramo donde se aloja el coro alto y está, también, cubierto con bóveda de lunetos. El espacio se percibe como una iglesia salón por su amplitud y la esbeltez de los ocho pilares cruciformes, centrales, sobre los que se dispone un doble entablamento que aumenta su altura. Destaca al exterior la portada con dos cuerpos -arco de medio punto- y un muro diagonal situado junto a la cabecera que encierra las ventanas góticas con parteluz, arquillos trilobulados y óculo”.

Religiosos ilustres de este convento

Religiosos eximios de este convento fueron:

el P. fray Pedro Esquela, natural de Maella, notable escritor y predicador, según dice el cronista ya citado, que dio a la luz, en castellano, un sermón titulado Coronas grandes, lucidas, y consagradas a santa Isabel, reina de Hungría, impresa en Zaragoza, año 1701, en la imprenta de Pascual Buena. Mientras predicaba este buen fraile en la cuaresma en Gúdar, muere el día 21 de Marzo de 1715, lugar donde tuvimos convento hasta la exclaustración y donde nace fray Bartolomé Villar de Domingo, expertísimo matemático que llegó a ser Administrador General y Ministro General de la Orden. 

Otro religioso que alcanza en la Provincia los más altos cargos es fray Francisco Pérez de la Plana, escritor, que después de haber ejercido como guardián en el centro de estudios zaragozanos del Colegio de San Diego, asciende al cargo de ministro provincial. Acaba sus días en este convento de Maella, entre los años de 1782 y 1783, según figura en las Disposiciones del Colegio de San Diego.

Fray Martín García, hermano del venerable fray Ignacio García, fundador que sería con el tiempo del Colegio misionario de San Roque, en Calamocha. Fray Martín fue maestro de novicios, guardián del convento y moriría en el Real Convento de Zaragoza ejerciendo como guardián del mismo.

Fray Ignacio García, estudiante corista, quien a instancia de su hermano, el guardián, atendía a los enfermos en el hospital de la villa. Estos últimos datos los consiga el P. Fray Antonio Arbiol, largo y tendido, en la vida de fray Ignacio García (Epítome de la vida del venerable fray Ignacio García, Zaragoza, 1720, c.II.p. 9 y ss.).

El convento 

El convento de Santa María de Jesús, era más bien pequeño y humilde, y fue alzado el año 1618, según constaba en un vetusto libro que la Provincia de Aragón, que poseía en su archivo del Real Convento de Zaragoza, concretamente en el folio 44, según afirma fray Félix Vallés. Lo habitaban 21 frailes menores en las fechas en que escribe el cronista (Nova et vetera, ms., Roma, 1722, 18). Fray Félix Vallés, zaragozano, despacha en una breve reseña, en latín, todo lo que considera oportuno dar a conocer, en dicha crónica, el año 1723, anotando lo siguiente:

El convento de Santa María de Jesús, de Maella, en la diócesis de Zaragoza, fue alzado el año 1618, como aparece en un antiguo y vetusto libro que posee la Provincia de Aragón, en el folio 44. Lo habitan 21 frailes menores.

Figura esta reseña, la más breve de todas las que dedica a nuestros conventos de Aragón,  en la página 18, número 28.

La fecha más bien tardía de su fundación explica que su historia quede al margen de los avatares fundacionales de la observancia, descolgada incluso la advocación distintiva del convento de las que, a comienzos del siglo XV, extendiera por todas partes el fervor mariano del fray Mateo de Agrigento

El día 4 de junio de 1470, Gaspar de Ariño, consejero y secretario de Fernando el Católico, a fin de poner fin a un pleito sobre la ermita de Santa Susana, situada entre Maella y Favara, cuya jurisdicción se disputaban los monjes cistercienses de Santa María Starp y los clérigos de Maella, consigue de la Santa Sede que observantes franciscanos o jerónimos edifiquen un convento en dicho lugar.

Fray Manuel Pazos pone en duda la contribución franciscana a su erección. No consta, dice él, que los franciscanos tratasen en ningún momento de edificar el supuesto convento (Cfr. P. Manuel R. Pazos, AIA,X, 1950, 75).

Necrologio

Según consta en el cabreo de las disposiciones para capítulos y congregaciones  del Colegio de San Diego, de Zaragoza, desde 1770 hasta 1801, los religiosos difuntos de la comunidad del convento de Maella son los siguientes:

Expulsión

Expulsados los franciscanos de sus conventos por el decreto desamortizador de Mendizábal, los religiosos que no se integran en las parroquias diocesanas, se unen a las sucesivas expediciones hacia tierras de misión, sobre todo americanas. Perdura todavía la iglesia de Santa María, en la Glorieta de la población.