Florecillas de San Francisco

Se está preparando la publicación de la Colección Florecillas de Benlliure a todo color en estampas, postales, láminas y diapositivas. Una vez que este material esté acabado, se editarán las Florecillas de San Francisco en español, traducción del original que está concluyendo el padre Lázaro Iriarte OFM. CAP. Dichas florecillas se ilustrarán debidamente con la edición de Benlliure.

Enterados de este nuestro proyecto, fray Angel Martín y nuestro buen amigo SOLERIESTRUCH (Ediardo Soler i Estruch), nos han sugerido la idea de traducir al VALENCIANO la edición que se está preparando en castellano. Hemos aceptado gustosos y complacidos la idea, y este es el motivo de la presentación de esta florecilla «De la perfecta alegría», como muestra y esbozo de cómo será la traducción al valenciano. Esta traducción no es definitiva, ya que aún no disponemos del original propio. Pero creemos que, como avance de anteproyecto, sirve y mucho; pues sabemos ha de gustar a todo buen valenciano y también a otros sin serlo.

De la perfecta alegria

Un día d'hivern, amb un fred que pela, el Pare Sant Francesc i fra Lleó, es dirigeixen des de Perussa a Santa María deis Angels. Fra Lleó que té més bona cama va davant; Sant Francesc camina darrere. De sobte, el crida:

—Fra Lleó, vols que et diga una cosa? Mira, en el supost de que els frares Menors donaren un altíssim exemple de santedat per tot l'ample de la térra i en foren, a més a més, uns models d'edificació, sápies i pren bona nota, de que no está en aixó la perfecta alegría.

Perfecta alegría. Carmelo Jaén
Perfecta alegría. Carmelo Jaén

I segueixen fent camí... Un troc més avant, torna a dir-li Sant Francesc:

—Atén, fra Lleó. Mira, encara que els frares Menors tornaren la vista ais cecs, guariren ais baldats,

foragitaren els dimonis, tornaren ais sords la facultat d'oir, els peus ais coixos, ais muts el parlar i, el que és més gros encara, ressucitaren ais morts de quatre dies abans... anota que en res de tot agó está la perfecta alegría.

I continúen sense deturar-se, apresseta apresseta, per vore d'espolsar-se el fred de damunt. De nou, torna el Pare Sant Francesc:

—Escolta, fra Lleó: si els frares Menors saberen totes les llengües del món, i totes les ciéncies, i tota la sagrada Escriptura i, encara més, saberen també profetizar i revelar... no tan sois l'esdevenidor, sino els més amagats secrets de la consciencia i de les animes... pren nota, fill meu qué, no és en aixó on está la perfecta alegría...

Fra Lleó va fent camí sense obrir la boca. Al cap d'una estona torna el Pare Sant Francesc:

—Fra Lleó, ovelleta de Déu, mira: encara que els frares Menors parlaren com els ángels, i saberen com «l'aeiou» el curs deis estels, i la virtut de tota mena d'herbes... Encara que els hi haveren revelat tots els tresors de la térra, i saberen també cóm són els ocells i els peixos, i tota mena d'animalets... i els homens, i els arbres, i les pedres, i les arréls i les aigües... sápies fra Lleó, fill meu, que tampoc no está en res d'aixó la perfecta alegría...

El fred, no cal dir, segueix apretant. I els dos fra-rets van fent camí sense deturar-se a res. Sant Francesc torna de nou:

—Creu-me, fra Lleó. T'ho dic com ho sent: encara que els frares Menors saberen predicar tan rebé qué, amb la seua paraula convertiren a tots els infidels a la fé de Crist... anota que no está en res de tot agó la perfecta alegría...

I segueixen caminant en silenci al llarg de més de dues milles, fins qué, inesperadament, fra Lleó que potser ha anat rosegant el que ha dit Sant Francesc, li pregunta:

Benhaurat Pare: en nom de Déu te demane que em digues clar i ras, en qué consisteix aixó de la perfecta alegría.

Sant Francesc llavors, tot ell fet una ampia som-risa, li diu:

—És ben senzill, fra Lleó... Mira: si arribats a Santa María deis Ángels, arremullats per la pluja, tots dos tremolant de fred, bruts de fang i famolencs, toquem a la porta del convent i, el porter, tot esguitós, ix per dir-nos: «qui sou vosaltres?» I nosaltres contestem: «som dos frarets dels vostres». I ell replica: «mentida segura. Vosaltres el que sou és... uns poques vergonyes que aneu per ahí embolicant a tots i fins robant les almoines deis pobrets. Aneu-vos-en i que us pegue l'aire...» I no ens obri; i ens fa passar la nit al ras, amb neu, aigua, fred i fam... Si llavors suportem amb paciencia tanta injúria, tanta crueltat, tant de vituperi... sense murmurar, pensant amb humilitat i caritativament, que aquell porter ens coneix molt bé, i que és Déu qui l'ha fet parlar en contra nostra... Fra Lleó, fill: pren nota que en acó está la perfecta alegría...

I si tornem a tocar, i ens ix ell tot indignat i ens llenga al carrer a bofetades, com a malandrins inoportuns diguent-nos: «Arreéu-se-la d'ací, lladres. Aneu-vos-en a l'hospital, que ací no us han de donar posada ni menjar...» Si llavors nosaltres suporten açó amb paciencia, amb amor i fins amb alegria Llavors, ai fra Lleó!... Llavors anota que en ac que está la perfecta alegría!

És més, si empentáts per la fam, pel fred i rigor de la nit tornem a tocar, i demanem que per l'amor de Déu ens óbriguen i ens deixen entrar, el porter fet un bou ens diu: «xé quina gent tan c dora! Serán pesats!... Espereu-vos i sabreu el que's bó!»... I se n'ix cap a fora amb un bon garrot ens agafa per la caputxa i ens llenga a térra... ens fa rebolcar per la neu unfant-nos a garrotades i tot agó ho sufrim amb paciencia i fins amb un goig, pensant en les penes de Crist... que nosa devem patir peí seu amor... Anota, fra Lleó: anote és en agó en el que está la perfecta alegría...!

I ara escolta aquesta conclusió: mira, per dal de totes les grácies i els dons de l'Esperit Sant Déu concedeix ais seus elegits; per damunt de aqüestes coses está el de véncer-se ú mateix i y voluntariament... I per amor a Crist patir penes, injuries, oprobis i menyspreus; porqué de tots els altres de Déu, en veritat et dic que no ens en podem gloriar, perqué no són nostres, sino de Déu, que no debades diu l'Apóstol: «Qué tens tú que no ho hages rebut de Déu?» I si d'Ell ho has rebut, a qué gloriar-te com si fora cosa teua?

Pero en la creu de la tribulació i en l'aflicció es que podem gloriar-nos, perqué tot aixó sí que es cosa nostra, i és per açó que diu l'Apóstol: «No vull gloriar-me sino en la Creu de Nostre Senyor Jesucrist», al qui s'honora i gloria pels segles del segles. Amén.

Traducció de SOLERIESTRUC

Eduardo Soler Estruch

Crónica del Convento San Bernardino de Sena, de Petra

XXII. Inventario y venta de los bienes del convento

(Continuación)

aMientras los peritos asignados iban justipreciando los bienes del Convento referentes a su especialidad, se empezó ya el remate o venta de dos machos de labores y carga, como igualmente la de veinte y seis corderos. Hoy vamos a transcribir el acta de venta de uno de los machos. Todas las demás actas versan con el mismo tenor. Igualmente transcribimos el anuncio de la venta de los demás bienes encontrados en el Convento, que también fueron objeto de subasta. Con estas dos descripciones el lector podrá formarse una mejor composición del lugar de cómo se fueron desarrollando los hechos a que hoy nos referimos.

«En la villa de Petra del Reyno de Mallorca a los dos dias del mes de Octubre del año mil ochocientos treinta y cinco estando en cierta calle publica llamada Mayor, por voz de Jaime Manresa pregonero de la misma se llevó al pregón en altas e inteligentes voces pa su venta y remate por termino de una hora en poca diferencia un macho de pelo rojo procedente del extinguido Convento de Religiosos Franciscanos de dicha villa, que apercibió como se habia de rematar al mas beneficioso postor, y estando presente Dn. Gabriel Ribot Ble. Rl. y Dn. Pedro Juan Ribes comisionado previo aquel que por dicho termino de una hora se publicase, lo que verifico dicho pregonero y bolvió a apercibir el remate diciendo en altas voces no habra mas tiempo pa poner postura y continuando dichos pregones se paso la hora indicada quedando la postura por el Dr. Dn. Serafín Mestre hijo de Dn. Sebastian, vecino de ésta que ofreció por el cincuenta y dos libras y un sueldo moneda mallorquina siendo el mas beneficiario postor y el dicho pregonero dio la buena pro; y su Merced mandó quedase rematado dicho macho por el referido precio a favor del nominado Dr. Mestre, quien estando presente aceptó dicho remate y se obligó a pagar dicha cantidad in continenti, pa lo cual obligó todos sus bienes y lo firmaron dicho Dr. Mestre, Bayle Real y Comisionado, siendo testigos al efecto requeridos Guillermo Llobera Herrero y Sebastián Roca Contador, ambos vecinos de dicha villa, de que doy fe.

Dr. Serafín Mestre Subgdo. de la Rl. Intendencia.
Gabriel Ribot Bayle Rl. Pedro Juan Ribas Comd.

Ante mi
Jaime José Rullan Not.» (109)

aEl mismo día fue subastado otro macho de pelo negro por la cantidad de treinta y una libra, siendo el mayor postor el Dr. Dn. Jaime Ignacio Ribas, también de Petra. Igualmente se subastaron los veinte y seis corderos, quedando la postura de cincuenta y cinco libras presentada por Carlos Horrach.
El siete de octubre del mismo año Dn. Gabriel Ribot, Bayle Real, notificaba por bando, proclamado en los lugares de costumbre, que todas aquellas personas que se considerasen dueñas de los muebles o granos hallados en el Convento, comparezcan dentro de tres días ante el Real Juzgado con los títulos y demás papeles acreedores de ser propietarios. El día trece el escribano Dn. Juan José Rullán certificaba no haberse presentado ninguna persona alegando derecho alguno. Y no habiendo impedimento para verificarse la debida subasta el Bayle Real hace público el siguiente bando anunciando:

«Se hace saber al público de orden de Dn. Gabriel Ribot Ble. Real con acuerdo de Dn. Pedro Juan Ribas comisionado de Rentas en la Presente que cualquiera persona que quisiera comprar muebles y granos que fueron procedentes del extinguido Convento de Franciscanos de esta villa comparezca a poner postura, cuyos muebles y granos se remataran al mas beneficioso postor el día y hora que se señala pa. su remate, que será bajo las condiciones siguientes:

Primeramente: Que el precio que se ofrecerá por el cual será rematado al mayor postor devera verificar su pago inmediatamente despues de su remate en dinero metálico y sonante con esclusion de cualquier papel monedado.

Y finalmente es pacto que cualquiera sea el comprador de los bienes y granos de que se trata, ademas de los gastos de remate dos cuartos por libra pa. el actuario y igual numero pa. el oficial sache, deberá pagar a proporción de lo que a su favor se rematare los gastos de subasta. Ponga pues postura quien quisiere que al mas beneficioso postor se remataran sin falta alguna. Petra catorce de Octubre de mil ocho cientos treinta y cinco.

Gabl. Ribot, Bayle Ral. Pedro Juan Ribas Comisionado
Ante mi
Jaime José Rullan, Notario.» (110)

Dicho bando fue pregonado durante una semana y por fin el 9 de noviembre empieza la subasta de los muebles, utensilios y granos del Convento.

La relación del material presentado por los diferentes peritos y después puesto a la venta son bastante incompletas. Lo que hace que pensar que antes de abandonar el Convento, los religiosos sacaron algunos objetos de su pertenencia o que personas ajenas sustrajeron parte de lo que había antes de hacer el inventario.

Tenemos el hecho de la biblioteca. Es muy pobre la dotación hallada sobre la misma. Además no se hace mención alguna de los libros que contenía. Pero el local que ocupaba y por referencias transmitidas por tradición nos consta que aquí hubo una de las mejores bibliotecas de la Orden en esta Provincia Franciscana. Los religiosos al marcharse se llevaron cuantos libros pudieron y hoy todavía encontramos muchos de aquellos volúmenes en las casas de los descendientes de los familiares de estos religiosos.

De la escuela conventual tampoco hemos encontrado referencia alguna. No sabemos qué suerte correría su material ni qué destino se le dio a cuanto le pertenecía.

Fr. Salustiano Vicedo, ofm. (Mallorca)

NOTAS

(109) Expediente de venta de los muebles y granos del suprimido Convento de Observantes de Petra,
(110) Ibídem.

Ideario franciscano

XXVII. Problemática de la obediencia

A pesar de las diversas presiones ejercidas sobre los padres conciliares, el Vaticano II, contra ciertas corrientes que concebían la obediencia como el resultado de un diálogo en sentido totalmente horizontal, ha confirmado el concepto tradicional de la obediencia religiosa como «sacrificio de sí mismo», como «plena entrega de la propia voluntad», como sometimiento con fe a los superiores, «que hacen las veces de Dios», añadiendo que por ella se unen los religiosos «más constante y plenamente a la voluntad salvífica de Dios» (PC 14).

No suele considerarse la obediencia como virtud específica del genio franciscano. Pero no se puede negar que el Seráfico Fundador la enseñó con encarecimiento, la practicó en sumo grado y la exigió perfectísima en sus frailes. El Papa Juan XXIII llega a señalarla como una de las notas dominantes de la Regla franciscana (Alocución del 16 de abril de 1959 en la Basílica de Letrán. Cf. AOFM, año 1959, pág. 183).

Y ya antes Juan Peckam en el «Canticum pauperis» había escrito: «La Regla nos presenta la obediencia como primera virtud».

Con todo, no puede dejarse en olvido que modernamente se ha llegado a catalogar a Francisco, a causa de su índole carismática, como alma impotente de entusiasmarse por la obediencia, incapaz de una subordinación total, únicamente sensible a una obediencia eminentemente ascética, a una obediencia sin sentido social (Cf. Carrascal, Actas Congreso Esp. III, pág. 133, Madrid, 1958).

A nuestro modesto modo ver se sufre aquí un equívoco de vastas proporciones, ya que incide en el concepto mismo de dicha virtud, que esencialmente consiste en la sumisión a la voluntad del Padre.
De hecho, la obediencia tiene dos vertientes: una teológica, y otra sociológica. La primera fija los ojos en lo básico de la virtud; la segunda, en los efectos. La una es eminentemente ascética; la otra, casi únicamente de orden social.

La obediencia teológica se funda:

La obediencia sociológica, en cambio, se basa en la necesidad y ventajas de una vida religiosa ordenada y disciplinada:

— que da forma a la vida conventual,
— que aúna los esfuerzos de la Comunidad,
— que posibilita al superior la consecución de los más ambiciosos planes apostólicos.

Dado el carácter de Francisco, comprendemos que el aspecto de la obediencia que le subyugaba, fuera el teológico.

En primer lugar, la imitación de Cristo constituía su anhelo, su afán, su ideal, el todo de su vida. Por otra parte, la asociación a Cristo Redentor era también algo que le fascinaba, que le impulsaba a unirse a Él en la cruz de una crucifixión mística.

En realidad, lo único que debe poner al hombre cuidadoso es acertar en todo con la voluntad del Padre. Cristo la conocía sin más por razón de la Unión hipostática. Nosotros no la conocemos. Por lo que no nos queda otro recurso que verla reflejada en los representantes de Dios, en los superiores. En la carta a todos los fieles escribe Francisco: «Debemos negamos a nosotros mismos y colocar nuestro cuerpo bajo el yugo de la servidumbre y de la santa obediencia.»

Es, pues, un absurdo decir que el genio de Francisco rehusara temperamentalmente la obediencia. Sólo que la obediencia de Francisco era eminentemente ascética, con un profundo sentido teológico; hecha no de cosas menudas, sino de convicciones radicales. Aunque no dejaba de tener tampoco un profundo sentido _ social, ya que tendía a asociarse a Cristo Redentor, Redención que sobrepasa el ámbito personal para adentrarse en la esfera del Cuerpo místico.

Porque la obediencia es sumisión a la Voluntad salvífica de Dios, para Francisco se revela:

Hechas estas consideraciones, ya no puede quedar duda alguna acerca de la sublimidad de la obediencia en Francisco.

Y si se han levantado borrascas de dudas en esta materia y se han asumido posiciones antagónicas se debe al temperamento espontáneo de Francisco, hombre intuitivo, que en cada momento mira a las exigencias de la situación creada. El «Pobrecillo» no fue un investigador idealista, sino un hombre que iba a lo concreto, fruto de la inmediatez de su intuición, aunque conservándose siempre en las alturas de las más altas cumbres evangélicas. De hecho, los hombres geniales han sido siempre difíciles de catalogar.
Después de estas observaciones, ya no nos parece extraño que Juan XXIII considerara la obediencia como una de las características del espíritu franciscano, afirmación que seguramente extrañaría a no pocos.

Fr. Joaquín Sanchis, ofm