Pego

Añoranzas

Vaya por delante la afirmación de que el cronista pasó los mejores años de su vida en esta pintoresca villa, que en ella aprendió el difícil arte de conocer a los hombres y de hablar en público y de emborronar cuartillas y que en noble cruzada de fe y de amor las huellas de sus plantas se posaron en el polvo de los caminos que al pueblo conducen, con propósito de que se cumpliese la frase bíblica: «¡Hermosos los pies que anuncian la paz y evangelizan el bien!»

Ello le valió hondos y caros afectos que n¡borró el tiempo n¡la ausencia amortiguó, y como la vida presenta amargos contrastes, el cronista, fiel a la amistad, recoge a veces la triste actualidad, deshojando flores de oración y poniendo palabras de cariño a la memoria de los buenos amigos que marchan para no volver.

En el tiempo de estos recuerdos, Pego, subyugado en la contemplación de los ubérrimos campos que le rodean, vivía en espléndido aislamiento; sus moradores, viviendo del agro y para el agro, eran felices y dichosos y entendían de amor al trabajo, de respeto a las tradiciones, de apego al terruño...

Después vinieron «los nuevos estilos, los nuevos modos», que dijo un político audaz, y la gobernación de la villa cayó en muy malas manos y aquel pacífico vecindario gustó las hieles de la inquietud y probó la ruindad de la política y el odio de los corazones y la perversión de las inteligencias y la lucha de clases y hasta el zarpazo de la fiera marxista en el estertor de su agonía. Generosa reacción ciudadana volvió a encauzar ideas y sosegar pasiones y hoy la riente villa, en remanso de paz, entonando endechas al trabajo que vivifica se contempla hermosa en el espejo de los campos ubérrimos que la circundan, de la comba siempre azul que la cobija del anfiteatro de los montes en que vive recostada.

No obstante ser Pego eminentemente agrícola, siempre sintió ansias de saber, anhelos de renovación espiritual y cultural y este exponente lo marca La Acción Antoniana que todos los meses en avalancha de gruesos paquetes hace su triunfal entrada en la población. ¿Quién hizo la propaganda? Primero, San Antonio, que tiene allí muchos devotos, luego un humilde y santo religioso franciscano, que ya goza de Dios, el Padre Gaudencio Selléns, amado y llorado por los pegolinos, y finalmente dos abnegadas y buenas señoras que se imponen el sacrificio del reparto y cobro de nuestra revista por puro amor de Dios. La labor callada de estas celosas propagandistas merece que estampemos aquí sus nombres, como escritos estarán en el libro de la Vida, en homenaje de reconocimiento y gratitud: doña Isabel Gosp y doña María Sastre Durbá. ¡Ojalá tuvieran muchas imitadoras!

a

La villa

Pego presenta las características de los ricos pueblos agrícolas de la región valenciana. Lo revela la traza de los edificios, el aspecto general de la población, hasta el aire embalsamado con la fragancia de los huertos vecinos o saturado por el hálito que despide la pródiga tierra de sus calles y plazas.
La población se asienta sobre una suave colina en medio de feraces y espléndidos campos cubiertos de variados cultivos. Se halla bien urbanizada, dotada recientemente de aguas potables, cruzada por varias carreteras que recogen inmenso tráfico, goza de clima caluroso, aunque sano, no obstante su proximidad al mar, y pertenece en lo civil a la provincia de Alicante y en lo eclesiástico a Valencia, a la que principalmente está unida por vínculos de intereses, comunicaciones, costumbres, lengua y afecto.
El número de sus habitantes se eleva a 12.000, siendo la mayoría pequeños propietarios. La villa tiene las autoridades y entidades correspondientes a una cabeza de partido judicial y de arciprestazgo.
La industria y el comercio están poco desarrollados.

La agricultura está en cambio muy adelantada, siendo sus principales producciones: arroz, naranja, seda, almendras, algarrobas y aceite.

Celebra mercado los jueves de cada semana y a él acuden de todos los pueblos de la comarca.
La casa consistorial es de construcción reciente y la población dispone de Bancos, Caja de ahorros, fondas, sociedades de recreo, sindicatos, cines, correos, telégrafos y teléfonos.

La enseñanza cuenta con la Academia «Ausias March» y colegio de señoritas a cargo de religiosas terciarias franciscanas, y numerosas escuelas nacionales y particulares, especialmente, la dirigida por Padres Franciscanos.

El término municipal

Es uno de los más hermosos del reino de Valencia y está regado por las aguas del río Bullent. De él, dijo Julio de Vargas, que, «es un trozo desprendido del Paraíso terrenal y transportado por un prodigio de la Providencia a uno de esos rincones encajonados entre las montañas de la región alicantina». Está dividido en varias zonas: devesas (naranjos), marjales (arroz), sórts (huertas), secanos (almendros y algarrobos) y montes (olivos). Pero todas estas zonas cubiertas de variedad de cultivos y pobladas de arbolado son pródigas en encantadores paisajes donde aparecen ásperas sierras y bellos valles de vistosa vegetación y pintorescas ermitas que indican la piedad de los hijos de Pego.

Pego

Fuente: Mitzyboy

Relicario de amor

En el mismo centro de la villa está su corazón espiritual que guarda y encierra el intenso amor de los buenos pegolinos: una airosa cúpula de teja azul, hermosa obra del más puro arte valenciano, eleva al cielo la silueta de la capilla donde se venera la sangrante imagen de un Ecce-Homo, patrono principal de la población. La devoción que se profesa a la sagrada imagen lo demuestra la restauración interior de la ovalada iglesia, el elegante camarín que se ha construido para mayor comodidad de los fieles y el crecido número de ex-votos que cuelgan de las paredes.

El cronista ha presenciado varias veces en funciones religiosas el imponente espectáculo de verdaderas oleadas de fieles, como bravas olas del mar, que henchidas de fe y entusiasmo popular rompían en las estrecheces de la recogida capilla y se deshacían en espuma de oraciones ante la veneranda imagen.
Las fiestas de la Sangre (mes de Julio) y el novenario del Ecce-Homo (durante la cuaresma), son el termómetro espiritual que marca los grados de devoción que los honrados hijos de este pueblo profesan a la lastimosa imagen del Señor representando una de las escenas culminantes de la Pasión.

La baronía de Pego

Comprendía las poblaciones de Adsubia, Adsaneta, Ambra, Benumea, Benigalit, Castelló, Cotes, Fabara, Rupaix y Salomona. La primera todavía subsiste engrandecida: en Ambra quedan restos de un castillo y en Bunemea algunas casas arruinadas.

Algo de historia

Los restos de construcciones primitivas hallados en algunas partidas rurales, prueban que la población de este territorio desde tiempos remotos subsistió en la época romana, a juzgar por algunas inscripciones latinas y otros restos arqueológicos encontrados pertenecientes a aquella civilización.

Los árabes se establecieron en Pego el año 726. Del poder de los moros pasó al de don Jaime I de Aragón en 1244 y 14 años después los castillos de Pego, Serra y Gallinera caían en poder de las armas cristianas. Don Jaime el Conquistador dio en franco alodio a su hijo el infante don Pedro esta población y en aquel documento, fechado en 1262, va le da el nombre de «Villa y Castillo de Pego». Vinieron catalanes a poblarla y por eso la mayoría de los apellidos de los hijos de Pego son aun catalanes. En guerra Castilla y Aragón, fue fiel a la obediencia de su legítimo soberano. En 1609 se llevó a cabo la expulsión de los moriscos y batidos de sus últimos reductos que estaban en las ásperas sierras de Laguar. En la guerra de Sucesión por su fidelidad a la casa de Borbón mereció que el rey Felipe le concediese el título de "Muy noble villa", siendo entonces destruidas sus murallas y los dieciséis torreones que las coronaban.

Fauna

Fuente: Antonio Sevila

Sensible omisión

Entre los muchos hijos de Pego que han florecido en los campos de la virtud, de la política y de la ciencia, brilla como astro refulgente, Fr. Francisco Peris Ruiz, llamado vulgarmente en las Crónicas franciscanas el venerable Fr. Francisco de la Concepción. Nació en Pego en 1625 y sintiéndose llamado por Dios al estado religioso, por la frecuencia de su trato con los beneméritos frailes descalzos del Convento de San Antonio de esta villa, tomó el hábito a los 26 años de edad. Su espíritu contemplativo le llevó a desempeñar el cargo de Maestro de Novicios. En calidad de misionero marchó luego a China, siendo el alma del apostolado entre los indígenas, erigiendo iglesias y padeciendo tormentos y mereciendo ser nombrado Comisario general de Misiones. Tan laboriosa vida no le impidió escribir algunos libros que aun se conservan. Murió en opinión de Santidad en Manila el día 8 de Noviembre de 1701, a los 76 años de edad, 50 de profesión religiosa y 30 de vida misional.

Es lamentable que mientras muchas calles de Pego ostentan nombres de personajes desconocidos y de escaso o ningún valor local, viva en el olvido este insigne hijo de la villa que tanta gloria dio a la Iglesia, a España, a la Orden Franciscana y a su patria chica.

F. de Paula

Los consejos y la juventud

"¡Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos." (Salmo 1, 1)

Vamos a extender la vista, siquiera sea con la ligereza y superficialidad factible a nuestra torpe mirada, por el amplio horizonte de estas luminosas palabras, que se leen en el Libro de los Salmos.

Han corrido veloces los días, los años, los siglos... y siguen en su vertiginosa carrera, émula de la eternidad... Unas a otras, se suceden las generaciones, y nada terreno puede resistir incólume los embates destructores del tiempo inexorable, que en su ciego caminar arrastra consigo sabiamente la existencia del humano ser a las regiones ignoradas de lo eterno.

Todo muere, s¡no es el alma. En sus inmortales Coplas a la muerte de su padre, Jorge Manrique se lamenta de lo frágil de la existencia: «Nuestras vidas son los ríos —que van a dar en la mar—, que es el morir...»

...«¿Qué se hizo el rey don Juan?—los infantes de Aragón—, ¿qué se hicieron?»... Fernán Sánchez de Talavera, en su decir a la muerte del almirante Ruy Díaz de Mendoza; el poeta de Ronda, Abulbeca (tan magistralmente traducido por don Juan Valera), lamentando la inminente caída del Islam; el maestro de las Serranillas, Marqués de Santillana en su Diálogo de Bias contra Fortuna, y tantos poetas, se plantean el eterno interrogante sobre lo pasajero y fugaz del vivir...

¿Quién, en determinadas circunstancias de la vida, no ha sentido esa duda?... ¿Quién no se ha preguntado así?

Al corazón siempre llama el pensar en que la vida pasa, para la eternidad... No es posible detener el tiempo, que unas cosas lleva al nacer y otras al morir. ¿ Cómo ganar la batalla al tiempo fatal ? Salvando el alma.

La vida ofrece al humano sendas opuestas: Virtud y Vicio. La primera conduce a Dios; la segunda hace merecer a los que la frecuentan la eterna infelicidad...

Se puede vacilar en la elección de uno de estos caminos; pero se elige uno de ellos, y difícil o imposible retroceder los pasos dados.

Cuando se deja la infancia para entrar en el umbral alucinador de la adolescencia, cuando se da esa transformación que convierte al niño en hombre, entonces comienza la lucha del espíritu y la bestia... ¡Acecha el peligro! Dios nos concede el libre albedrío. ¿Qué hacer? Consultamos... ¡Mas, cuántos se pierden por los malos consejos! Se equivocaron, preguntando a malos. «Bienaventurado el varón que no estuvo en consejo de malos», porque habrá conseguido tomar la senda de la Virtud, que es morigeración de costumbres, fe, mucha fe; porque sin ella faltan fuerzas para sostener combate tan empeñado... Dios nos pide para nuestra liberación aquello que es bien para nosotros el obrarlo.

¡Necedad mayor, pues, perderse para la eternidad a costa de la congoja en la tierra!

a

Jóvenes, antes de pedir consejo, cuidad de la condición del consejero. Acudid a vuestros padres, a vuestros maestros; y antes a los sacerdotes. No os fiéis de amigos por buenos que os parezcan. Os habla m¡corta pero sana experiencia, m¡buen deseo de hacer bien, acercaros a la virtud, sed austeros; que en la costumbre de serlo está la mejor defensa contra la ruina... El grave pecado del que aconseja mal, no excluye el de aquel que se deja seducir por los tiernos cantos de las sirenas engañosas.

S¡seguís el mal camino nunca seréis más que una sombra que a vosotros mismos os espanta.

Yo he aprendido que el mayor gozo es la conciencia tranquila y la fortaleza que da la victoria sobre los brutales instintos. Yo he aprendido que amando a Dios, pidiéndole luz y ayuda para luchar, ¡se vencen los mayores obstáculos! Porque el espíritu es sumamente superior a la materia y la domina; y para llegar a los extremos saludables que ello supone hay que huir de los malos consejeros; y pedir, con fervor, al Todopoderoso, que nunca nos desampare en los momentos en que las fuerzas nos flaquean. ¡Jóvenes, la victoria es para los esforzados!

Francisco López Delgado

De Palestina

Las creencias religiosas de los mahometanos

IV. Jesucristo y María en el concepto musulmán.

a) JESUCRISTO, LEGADO DE ALÁH

En la mentalidad mahometana Jesucristo es un Legado de Aláh —s¡se quiere el mayor—, pero nada más. Aláh mandaba de cuando en cuando un hombre extraordinario con la misión de mantener viva en los pueblos la unidad de Dios y predicarles la vida futura. Se lee en la Sura 5, 79 del Corán: «El Mesías, hijo de María, es un Legado de Aláh: ya otros le habían precedido». Y como, al decir de M ahorna, la misión de los Legados no era universal, sino restringida a un pueblo determinado, Jesucristo —afirma el profeta de la Meca— fue enviado por Aláh a la nación judaica, como siglos antes le había enviado Moisés.

Jesucristo, fiel a su misión, predicó a los judíos la unidad de Dios en sentido musulmán. En la 5, 76 está escrito: «Oh hijos de Israel, servid a Dios m¡Señor y vuestro.» Es cierto —habla Jesucristo— que quien da a Dios un semejante o compañero, será excluido del Paraíso y su morada será el fuego. La predicación de Jesucristo fue seguida fielmente por los Apóstoles, y merecieron ser llamados muslimun, es decir, musulmanes. Sin embargo la cas¡totalidad de los Judíos fueron infieles y se revelaron contra su Legado, como se lee en la Sura 3, 47-48. Tanta fue la malignidad de la nación judía que no se contentó hasta verlo morir crucificado. S¡bien, dice la Sura 4, 156, «en lugar del Legado, murió otro que se le parecía», acaso Judas, como narra el apócrifo de Bernabé; el Legado ascendió al cielo Según el Corán queda incierto s¡el Mesías murió antes de ser elevado al cielo o s¡morirá poco antes del gran día del Juicio. Sea como fuere, es cierto que resucitará con los otros hombres y entonces «será un testimonio que acusará a los Judíos», Sura 4, 157. El día del Juicio, Isa (Jesús) hará también profesión de mahometismo, y será interrogado por Aláh s¡se apropió la Divinidad. Su respuesta será como sigue: «...No les prediqué sino lo que me ordenaste: adorad a Dios m¡Señor y vuestro; este fue m¡testimonio mientras viví entre ellos», Sura 5, 117.

Mahoma consideró a Jesucristo, grande cuanto se quiera, pero solo hombre, y uno de los motivos por los que combatió a los cristianos es porque atribuyeron a Jesucristo la Divinidad. «La semejanza de Jesús con Dios es como la de Adán; lo creó de la tierra, y le dijo : «Sé, y fue», Sura 3-52. «Y sin embargo fueron infieles (los cristianos) que dijeron: Jesús hijo de María es Dios», Sura 5, 78. Pero aunque solo hombre —prosigue Mahoma— nació de una Virgen, de María, que lo concibió sin concurso de hombre.

Mahoma niega e impugna severamente la Divinidad de Jesucristo; esto no obstante, le tráta con el mayor respeto. Dice de él que «se le debe honrar en este mundo y en el otro como uno de los más cercanos a Dios», Sura 3, 40. Mas aun añade: «Hemos establecido el hijo de María y su Madre como señal de nuestra potencia; después hemos recibido a los dos —es Aláh quien habla— y colocado cerca de nosotros en lugar eminente...», Sura 23, 52. El único hecho ridículo que Mahoma atribuye a Jesucristo es la creación de un pajarillo, formado de lodo. «Entonces dirá Aláh: oh Jesús, hijo de María, recuerda m¡amor a t¡y a tu madre... Cuando formaste del barro una figura de pájaro por voluntad mía y soplaste en él, y también, por voluntad mía, se convirtió en pájaro», Sura 5, 109-110.

Resumiendo cuanto hemos expuesto y cuanto se dice en el Corán se puede decir: Que en el sistema mahometano referente a la economía divina para la salvación de los hombres, Cristo sólo podía ostentar el carácter de Legado. En efecto, él es un Legado de Aláh, y de los mayores, al cual se le dio la facultad de hacer toda clase de milagros. Como Moisés tuvo el Pentateuco, así Cristo, el Evangelio; y estos dos libros junto al Corán constituyen la revelación escrita. Finalmente, el mismo Mahoma, a fin de acreditar su misión ante sus discípulos, hizo bajar un versículo del cielo, en el que Aláh, por medio de Cristo preanunciaba su venida. Se lee en la Sura 61, 6: "Recuerda cuando dijo Jesús: oh hijos de Israel, yo soy Legado de Dios enviado a vosotros... para anunciaros el Legado que vendrá después de mí, cuyo nombre es Ahmad". Ahmad que significa el glorioso es otra forma de Muhammad—el glorificado; ambos se aplican a Mahoma.

Antes de finalizar este punto se me permitirán algunas observaciones en forma interrogativa:

1ª ¿Cómo explicará el reformador de la Meca, el que siendo Cristo Legado de un solo pueblo, el Judío, hayan abrazado tantos otros pueblos su religión, tan contradecida por el israelítico?

2ª ¿No es lícito ver la influencia de los Docetas, herejes del siglo II, en la afirmación mahometana de que «en lugar de Cristo, murió en la cruz un semejante suyo.»?

3ª ¿Cómo podrá concordar Mahoma la afirmación de que el gran Legado Cristo era solo hombre con la otra de su origen sobrenatural sin concurso de hombre?

4ª ¿Quién, algún tanto versado en los estudios bíblicos, no ve en el milagro del pájaro, que el Corán atribuye a Cristo, la reproducción del mismo episodio vulgarizado en la literatura apócrifa?

5ª Se podría preguntar al embustero de la Meca: ¿En qué parte del Evangelio podríamos encontrar el célebre vaticinio de Isa (Jesús respecto a la venida de Mahoma?

¡Una de tantas invenciones!, como aquella otra en la que Aláh le concedía el privilegio de multiplicar sus esposas hasta el infinito: «Es una prerrogativa, que te concedemos sobre todos los otros Creyentes», Sura 33, 49.

¡Y que centenares de millones veneren a semejante embustero!

b) MARIA, LA VIRGEN MADRE

La Virgen María se nos presenta en el Corán como una criatura privilegiada. Basta leer la Sura 3, 37-38: «Oh María, dijeron los ángeles, Dios te eligió, te hizo pura y te enalteció sobre todas las mujeres del universo. Oh María, ama a tu Señor, hónralo y arrodíllate ante El con los que se arrodillan.» Cierto que las indicadas palabras son bellas como s¡fueran el eco de las del Arcángel. A m¡modo de ver, expresan el altísimo concepto que los cristianos de Oriente tenían de la Madre del Mesías. Pero de esto a la afirmación de algunos teólogos católicos, según la cual, el Corán admite la concepción inmaculada de María, hay mucha diferencia. Mahoma, que del pecado original y de la elevación al orden sobrenatural sabía menos que un gorila, no podía n¡siquiera sospechar en qué consistiese el privilegio concedido a la Santísima Virgen.

Dejando aparte esta nota bella y simpática de la Sura que acabamos de citar, el Profeta recogió elementos legendarios contradictorios y absurdos, muchos de ellos recibidos de sectas más o menos infectas de Monofisismo y Nestorianismo, e hizo de María una mujer, por cierto bien diferente de la que nos presentan los Evangelios.

He aquí algunas noticias relativas a María tomadas del Corán:

1°. Su padre fue Imram, su hermano Aarón; es decir, el visionario Mahoma confunde a la Santísima Virgen con la hermana de Aarón, llamada María ¡No importa la diferencia de catorce o quince siglos!

2°. Nacida María, se encargó de su educación Zacarías, el padre del Bautista. Se lee en la Sura 3, 32: «Siempre que entraba Zacarías y la encontraba en el comedor, le preguntaba: ¿quién te ha enviado este alimento, María? Ella respondía: proviene de Dios que procura las cosas necesarias a quien quiere.» Cuando cumplió los 12 ó 14 años, trataron los ancianos de procurarle un esposo, y añade la Sura 3, 39: «Tú, oh Mahoma, no estabas entre los que se disputaban a María.» ¿Quién no echa de ver en todo esto, y en otros mil episodios, que omitimos por ridículos, el influjo de la literatura apócrifa?

3°. Aún muy joven, se retiró en un lugar solitario hacia Oriente. Entonces se le apareció el Ángel para anunciarle el nacimiento de un hijo Santo. "Dijo María: ¿Cómo podré tener un hijo, sin conocer a varón alguno, n¡ser disoluta? Respondió el Ángel: Será así. Ha dicho el Señor, esto es fácil para M¡y lo establecemos como señal a los hombres y como misericordia por parte nuestra», Sura 19, 20-21. Aquí aparecen claros los vestigios del Evangelio, que llegó a conocimiento de Mahoma por alguno de los mercaderes cristianos con los que mantuvo relaciones.

Varios otros detalles de la vida de María esparcidos por las Suras del Corán, y que en realidad no vienen a ser otra cosa que una amalgama de otras tantas ridiculeces de los evangelios apócrifos, exigen el asentimiento de los mahometanos, porque confirmadas solemnemente por Aláh: «Todo esto pertenece a las historias del arcano, que te hemos revelado solo a ti, oh Mahoma», Sura 3, 39.

La impresión que produce a quien lee el Corán es que el Evangelio fue un libro totalmente cerrado para Mahoma. Las figuras de Cristo y de la Virgen tan detalladas y singularizadas en nuestros Evangelios, aparecen en el Corán descoloridas y sin marcada personalidad. Por lo demás, todos los personajes históricos, al pasar por los lentes del falso profeta se presentan como fluctuantes en el vacío: careció absolutamente del sentimiento histórico; n¡la geografía, n¡la cronología existieron para él. Quien hace a Jesucristo, sobrino de Aarón, saltando catorce o quince siglos de historia ¿de qué no será capaz?

Por otra parte, un hombre formidablemente sensual ¿cómo podía comprender la sublime figura de un Cristo humillado y crucificado? A m¡juicio, no tengo por exagerada la conclusión de algunos, según los cuales, en el Corán no hay otra cosa del Cristo y de la Virgen, como personajes históricos, sino los nombres.

Examinando las cosas seriamente. Mahoma no hace sino reflejar en su Corán aquellos detalles debidos a la enfermiza fantasía de los gnósticos y al ingenuo sentimentalismo de otros herejes que en los albores del islamismo, pululaban en Arabia y sus confines: Arabia fecunda haerezcon.

Fr. León Villuendas, ofm

De China. Episodios de la vida misionera

La novedad más destacada hoy de nuestro Vicariato español de Sinanfú es la inquietud que reina en todo el territorio debido a las numerosas bandas de comunistas y ladrones que aparecen por doquier. En poco tiempo ha quedado revuelto todo el Vicariato: hasta hace poco, los misioneros éramos queridos y respetados, nadie nos molestaba en el cumplimiento de nuestros deberes y nuestras personas y cosas reverenciadas, pues se nos tenía por hombres de bien y nuestros actos visibles a las gentes. En cambio ahora, a pesar de que las autoridades del país nos prestan su apoyo moral y material, ha cambiado, mejor dicho, ha evolucionado de tal modo el ambiente y la estructura de esta región en que vivimos, que en pocos días han robado y saqueado varios centros de misión y hasta uno de nuestros misioneros, sacerdote chino, se lo han llevado cautivo y lo conservan en rehenes los salteadores. Esperamos que logre pronto, la libertad, porque las autoridades chinas están interesadas en ello.

Por esta razón los misioneros que trabajamos en este extenso Vicariato nos hemos visto obligados a abandonar nuestras residencias y cristiandades y nos hemos concentrado en tres o cuatro sitios seguros. Probablemente este invierno no podremos abrir las escuelas catequísticas en muchas partes. En m¡demarcación sólo podrán funcionar cuanto más una o dos escuelas.

Ahora voy a contar un pintoresco episodio de vida misionera, que s¡ahí les parece leyenda, aquí es hecho tan corriente que apenas le damos importancia, y s¡me atrevo a narrarlo en La Acción Antoniana es por la seguridad que tengo de que agradará a los lectores.

Días pasados me encontraba en la residencia de Suitiel, distante de la ciudad amurallada de Soiteh-chou como vinos dos kilómetros, practicando Santos Ejercicios Espirituales, en unión de los Padres Severino González y Marcos fue, sacerdote chino. Tres días faltaban sólo para terminarlos cuando en un atardecer se presentan en casa los criados, y con voz baja y el semblante revelador del miedo que les dominaba, nos avisaron de que a siete kilómetros de Suitiel se hallaban grandes contingentes de comunistas armados con intención de apoderarse de Soiteh-chou y que los habitantes de Suitiel habían abandonado el pueblo y marchado a la ciudad y al campo para pasar la noche más seguros al abrigo de sus sombras. Y luego nos preguntaron: «¿Ustedes qué resolución piensan tomar?» Nosotros, después de breve deliberación y conociendo la psicología de esta gente, optamos por dormir en la residencia tomando alguna medida de precaución.

Nuestra casa-residencia de Suitiel tiene un atrio rodeado de muro, con dos puertas, la principal que da a la calle y otra secundaria con salida al campo, que podríamos llamar puerta falsa. De venir los bandidos pensamos tomar las de Villadiego por esta puerta marchando al campo a escondernos en las cuevas. Llegada la noche y bastante tranquilos de cuerpo y espíritu resolvimos acostarnos juntos los tres sacerdotes sobre un diván. Pensábamos que estando terminando los Ejercicios Espirituales no debíamos temer a la muerte, porque en caso de que nos matasen los malvados, cosa no corriente entre ellos, nos abrirían las puertas del cielo.

Pero al vilo de la media noche nos despertó un ruido espantoso de golpes como s¡intentasen escalar las paredes de la casa. «¿Qué es esto?» —nos preguntamos—. Y poniéndose en pie los Padres González y fue, tomando las lámparas eléctricas, se dirigieron al atrio de nuestra residencia a ver lo que ocurría. Yo, receloso de lo que podrían ser aquellos ruidos y golpes, no quise levantarme. Los Padres, con todo género de precauciones fueron a la cuadra y observaron que faltaba una de nuestras mulas. La bestia logró desasirse del ronzal, salió al atrio, comió la fresca hierba que en él crecía en abundancia y después de verse harta, principió a dar coces y brincar sobre la pared causando aquellos extraños ruidos que por las circunstancias del momento tanto nos asustaron. Remediada la cosa, volvimos a encontrarnos los tres misioneros recostados en el diván y comentando jocosamente el susto recibido. ¿Se acabaron las peripecias de aquella noche toledana en campos de China? No. Aun no habían trascurrido un par de horas nos despertó el ruido de pasos de muchos hombres en la calle. ¿Qué era aquello? Nuestros criados que dormían intranquilos se asomaron sobre el muro y vieron que eran tropas regulares del Gobierno Chino que se dirigían en busca de las bandas de comunistas y bandoleros. Estos al darse cuenta de que se acercaban los soldados huyeron a la desbandada. Al rayar el alba vimos cómo los moradores de Suitiel regresaban a sus hogares.

No es extraño que ocurran estos pintorescos y lamentables sucesos en esta región. De una parte la espantosa crisis económica que actualmente atraviesa China y de otra lo apartado que se encuentra el Vicariato español del Sentí septentrional, rodeado de montañas, fuera del alcance de toda comunicación, favorece la formación de bandas o cuadrillas de ladrones y bandidos que aquí se les llama vulgarmente comunistas.

Termino recomendando a los lectores de esta revista nos ayuden con oraciones y limosnas. Sin éstas, todos los medios y esfuerzos de propaganda misional, incluso nuestras propias vidas, están expuestos a fracasar y morir. Hay todavía en este inmenso imperio chino sobre 490.000.000 de paganos. Sólo en m¡demarcación parroquial existen más de 100.000 almas que no conocen a Dios. De aquí puede deducirse lo que en China falta por hacer. El Papa Pío XI en la audiencia que se dignó concedernos días antes de emprender nuestro viaje a estas regiones nos dijo a los once misioneros franciscanos que nos expatriábamos voluntariamente por amor de Dios: «Hijos míos, levantad el corazón a Dios y procurad la salvación de las almas multiplicando vuestros esfuerzos, pues en China hay desgraciadamente sitio y trabajo no sólo para todos los religiosos de la Orden Franciscana, sino para todo el clero secular y regular que existe actualmente en Europa».

Y por desgracia estas palabras del actual Pontífice son una gran verdad.

Fr. Fabián Castellá, ofm

Correspondencia

De Pego. A la Sagrada familia

Siguiendo la tradicional costumbre, la Reverenda Comunidad de Padres Franciscanos de esta villa festejó la fiesta de su titular con unas solemnes Cuarenta Horas los días 25, 26 y 27 del pasado Enero. Hubo los acostumbrados actos, a los que asistió mucho concurso, especialmente de la V. O. T. de San Francisco que cooperó con su admirable organización a la mayor brillantez de los cultos.

Predicaron elocuentes sermones los PP. Andrés Savall y Francisco Ferrer, ofm.

¡Que la santa Familia de Nazaret, tan amada de estos buenos católicos, derrame sobre todos las bendiciones del cielo!

De Teruel. Notas del Colegio. Deporte

Nos place resaltar la labor que los Padres Franciscanos despliegan en la formación científico-religiosa de la juventud en el Colegio que tienen instalado en la ciudad de Teruel.

La mengua de plazas que experimentaron todos los colegios regentados por religiosos en los tres últimos años, ha dado como consecuencia inevitable la superación de matrículas en muchos centros de instrucción religiosa y en otros un aumento considerable y progresivo y hace presentir un lisonjero superávit.

El Colegio de San Antonio, de Teruel, es de estos últimos. Cobijamos la esperanza de ver pronto ocupadas todas las plazas de este acreditado Colegio como en no lejanos tiempos. El Colegio de San Antonio dispone de lo necesario para el estudio completo del bachillerato. Cuenta con anchuroso campo de deportes y dos equipos que rivalizan con otros «onces» de diferentes centros de instrucción religiosa. Todos los domingos y días festivos se filman escogidas películas para cultura y recreo de los colegiales internos. En este año se ha instalado para beneficio de los estudiantes la calefacción «Ideal Classic», que se hacía imprescindible por la crudeza del clima de esta capital.

La Congregación de Honor de San Antonio y Juventud Antoniana preparan grandes fiestas a su excelso patrono San Antonio de Padua con arreglo a un selecto programa que anunciaremos en fecha oportuna.

17

Equipo de fútbol del Internado de PP. Franciscanos de Teruel.—De derecha a izquierda, en pie: Gimeno, Martínez (reserva), Aliaga, Blas, Cornelles (entrenador), Pelufo, Cortel, Mesado. Sentados: Herrero, Máiquez, Oivera, Subiza, Lliso, Arnal (reserva).

Por vez primera nuestro U. D. Español presentó: Subiza, Pelufo, Maiquez, Cortel, Aliaga, Lliso, Blas, Gimeno, Herrero, Civera, Mesado, para luchar con un equipo formado por jóvenes de la Beneficencia, la mayoría de ellos afiliados al Rapid F. C.

Al entrar en el campo algunos de nuestros jugadores se encontraban algo pesimistas, pero la vehemencia que caracteriza a los jóvenes fue la que superó al desaliento y el partido resultó reñido e interesante, cuyo resultado fue 4 a 2 a favor de los de la Beneficencia.

Durante el primer tiempo el viento favoreció a los rojo y gualdas, lo que hizo que dominaran cas¡toda esta parte, durante la cual lograron introducir por dos veces el balón en la meta, una de ellas, imposible de evitar por la pequeña estatura del guardameta del Español.

En la segunda parte con la ayuda del viento dominó el equipo blanquiazul, durante la cual logró marcar tres goles, uno de ellos anulado por el árbitro que actuó de manera muy imparcial mostrándose, como siempre, algo transigente, motivo por el cual el partido se desarrolló con bastante dureza.

Sin quitarles el mérito a ninguno de nuestros jugadores, a juicio de árbitro, vamos a nombrarles en orden al rendimiento de cada uno en el partido de inauguración: Pelufo y Aliaga, inmejorables; Blas y Gimeno, marcaron el segundo y primer goles respectivamente; Cortel y Subiza, buen juego; Maiquez, no rindió lo que se esperaba, tal vez fuera porque a los pocos momentos de empezar, el balón, de un formidable tiro, fue a hablarle al oído izquierdo y se desanimó; Herrero parece que se dejó en casa las muy buenas cualidades de que está dotado para delantero centro, fue el autor del tercer gol (anulado); Lliso, Civera y Mesado esperamos que seguirán progresando en el deporte, por vez primera este triunvirato ha pisado el campo para batirse con un equipo en forma reglamentaria.

De Carcagente. Envoltura Antoniana

Fiesta de honda emoción y grato deleite, la que se celebró en esta ciudad el 29 del pasado Diciembre, con motivo de la bendición y reparto entre madres, pobres, de las 30 Envolturas y otras prendas sueltas, de la Pía Unión de San Antonio.

Con el cariño y entusiasmo con que suelen celebrar sus fiestas las señoras y señoritas de la Pía Unión Antoniana, organizadora de tan simpática institución, celebraron sus funciones en ese día, a las que asistió numerosa y distinguida concurrencia.

Por la mañana, armonizada con selectas composiciones musicales, se celebró misa de Comunión general, y después de sentida y elocuente plática alusiva al acto que pronunció el P. Bernardino Rubert, Director de la Asociación, se bendijeron solemnemente las Envolturas Antonianas. Por la tarde, en el Salón de Actos del Colegio de Padres Franciscanos, ocupado el estrado por las distinguidas señoras y señoritas de la Junta, el P. B. Rubert, que presidía, pronunció interesante discurso, sobre la pobreza y el cristianismo, y a continuación se repartieron las Envolturas entre las madres solicitantes, que las recibieron con muestras de contento y gratitud. Fue una fiesta de honda emoción y grato deleite espiritual.

VELADA LITERARIO-DRAMATICA

Como homenaje a la Junta Directiva de San Antonio y a cuantos contribuyeron a dar esplendor a la solemne fiesta de la Envoltura Antoniana, el día 3 de Febrero, se celebró en el Colegio de Padres Franciscanos solemne y grandiosa velada literario-dramática.

Los jóvenes antonianos Miguel Cañellas y Juan González pronunciaron sendos discursos, y él señor José Roch y los niños de la Infancia Antoniana Juanito Palop y Paulino Giner, recitaron respectivamente las poesías El Niño, Bresoleig y Melodía. originales del P. B. Rubert.

El discurso de resumen lo pronunció el P. Bernardino María Rubert, quien después de encomiar la acción abnegada de todas cuantas contribuyeron la Envoltura Antoniana, disertó sobre la educación.

La interpretación del gracioso juguete-cómico Nelo per Nelet, fue el último número de la velada, en el que hicieron las delicias del público los precoces artistas de la Infancia Antoniana.

De Ontenienle. Excursión escolar

El Colegio de la Concepción todos los años organiza para sus alumnos excursiones a lugares distintos en los que poder completar prácticamente la formación cultural de sus aulas. Y una de las más interesantes fue la realizada el pasado jueves por los alumnos del tercer curso, con sus profesores, a la villa de Montesa y a la ciudad de Játiva.

Montesa,- pueblo de empinadas callejas, humilde y callado, pero con honroso y destacado lugar en la Historia de España.

Afanosos caminan los colegiales en busca del castillo en ruinas, y a pesar de lo difícil del acceso a él, bien pronto sus siluetas de niño se recortan sobre el azul claro del cielo, puesta la juvenil planta sobre aquellas piedras seculares... Su profesor de Historia, que va con ellos, atrayendo su atención, les dice: Fue en este mismo lugar en donde el Rey Don Jaime el Conquistador... Lección inolvidable, grabada ya para siempre en las inteligencias de esos alumnos, que no podrán ya nunca dejar de recordar a Montesa, a los caballeros de la famosa Orden, a las luchas sostenidas por la posesión del castillo y a cuantos hechos famosos por aquellos lugares acaecieron, hasta que un terremoto vino a lanzar al aire aquellos muros ciclópeos que parecían indestructibles...

Játiva, hospitalaria, gentil, señorial, regala a profesores y alumnos del Colegio de la Concepción, sus visitantes, con la más acogedora de sus sonrisas. Es la ciudad moderna que se entrega al forastero que llega a ella con todo lo que es y todo lo que tiene. Por eso el visitante, andando por los caminos del mundo, es ya siempre un panegirista de la gran población, archivo del arte, archivo de la historia guerrera de España y... archivo, para el turista, de cortesía.

Tiene Játiva la fortuna de haber encontrado también el hombre que necesitaba para descubrir al mundo todo lo que es. Y ese hombre —no hay nadie que lo ignore— es el doctor don Carlos Sarthou Carreres, el más setabense de todos los setabenses, aun sin serlo, que ha paseado en triunfo el nombre y las glorias de la antiquísima y noble ciudad por todo el mundo, dando a la estampa en libros y monografías que sólo tratan de cosas de Játiva o que con Játiva tienen relación, millares dé páginas, colaborando también en más de cuarenta diarios y revistas, siendo su tema inagotable: Játiva, el preferido para sus artículos.
Y don Carlos, todo él simpatía y amabilidad, ha sido el cicerone que para su deleite —arsenal inagotable de conocimientos— han tenido profesores y alumnos del colegio, humildes discípulos todos ante el profesor de Historia y de arte insuperable.

La Seo, la ermita de San Félix, el Alcázar setabense. Estampas de los tres tesoros, brotando encendidas, luminosas, de labios del señor Sarthou con su estilo elegante y amenísimo, desfilaban ante todos sus oyentes maravillándoles.

Templo de la Seo destinado a ser Catedral; imagen de la Virgen con el Niño en brazos; retablos y tumbas de Borjas, entre ellas la de una mujer que es única en el mundo por haber sido madre de un Pontífice y hermana de otro; Cristo milagroso de la capilla de la Comunión, dos veces vendido...

Templo pequeñito de San Félix, perteneciente, gracias a las reiteradas gestiones del señor Sarthou, al Tesoro Artístico Nacional, de valor histórico inmenso, por haber sido uno de los tres primeros abiertos al culto cristiano y cuyos muros se remontan al siglo XIII... Pinturas de mérito sobresaliente en el retablo del altar mayor y en otros, colocados en distintos sitios de la ermita...

Nos dice el señor Sarthou que muy en breve comenzarán las obras de restauración del templo, habiendo concedido el Estado para ello una subvención de poco más de 20.000 pesetas...

Castillo inmenso de Játiva, en cuyos muros tantas páginas de la Historia de España se han escrito. Toda la briosa imaginación de los alumnos, deseosos de saber, se ve satisfecha por la narración colorista y exacta de don Carlos, recordando los episodios más salientes de las luchas heroicas.

Prisión tenebrosa del conde de Urgel y de tantos y tantos .caballeros que gimieron años y años, hasta morir o ser muertos algunos, en aquellas terribles mazmorras. Encierro durante diez años del duque de Calabria, con su larga historia de amores reales... La cálida palabra del señor Sarthou hacía surgir, reviviendo sobre las ruinas que visitábamos, a personajes y más personajes siglos ha desaparecidos...

Jornada inolvidable para profesores y alumnos la de esta visita a Játiva. El Colegio de la Concepción me confía el encargo de dar —a través de la prensa— las gracias más expresivas al señor alcalde de la ciudad, que encargó al señor Sarthou diese la bienvenida a los expedicionarios. Gracias también al ilustrísimo señor Abad y al señor Carchano por sus muchas amabilidades para con los forasteros, extensivas a cuantos setabenses colmaron de atenciones a los visitantes, y un testimonio especial de gratitud para el doctor don Carlos Sarthou Carreres, todo ciencia, gentileza, amabilidad, cortesía...

EL CORRESPONSAL

De Torrente. Toma de hábito

El 13 del pasado Enero, a las cuatro de la tarde, y con la iglesia llena de fieles, tuvo lugar el acto de investir el Santo Hábito de la Congregación de Religiosos Terciarios Capuchinos al joven antoniano Vicente Andreu Silla, apadrinándole en tan solemne momento don José Vilanova Nácher, miembro de la Junta Directiva de esta Pía Unión.

DE TEATRO. Una vez más puede el Cuadro Artístico Teatral de esta Pía Unión anotar en las brillantes páginas de su historia artística el gran éxito que ha obtenido estas Navidades con la representación del hermoso Belén La Cuna del Mesías, en donde todos los actores derrocharon su arte y su destreza.

Pero en donde más han brillado en el difícil arte de la escena fue en la representación del drama de don José María Pemán El Divino Impaciente, en la tarde del día 20.

Todos los papeles fueron interpretados con gran maestría, pero no terminaremos esta crónica sin mencionar al joven José María Ibáñez, que con el papel de Francisco Javier nos demostró sus cualidades artísticas llegando momentos en los que nos parecía ver al mismo Santo Apóstol de las Indias. Igualmente podemos decir de José Fornas Monsell en el Ignacio de Loyola, y otros que por no hacer interminable esta reseña dejamos de nombrar.

El público que llenaba por completo el Salón premió la labor de nuestros artistas con nutridos aplausos.

VITON

Liceo Pedagógico

Esta entidad prosigue su plan de altos estudios por medio de conferencias semanales a cargo de eminentes profesores.

El cursillo cuarto, en cinco conferencias, lo dará el P. Antonio Torró, ofm, sobre el tema general El gran problema de la Educación. Estudios sobre la encíclica de S. S. Pio XI La educación cristiana de la Juventud.

Estas conferencias se darán los sábados a las seis y media en el local social, calle del Portal de Valldigna, 11, pral., desde el sábado 9 de Marzo al 6 de Abril, ambos inclusive.

El tema siempre palpitante de la educación y el Magisterio de la Iglesia, tiene especial importancia en esta época en que la revolución quiere apoderarse del alma del niño y cuyos satánicos intentos está dando tan funestos y alarmantes resultados en Rusia y Méjico, y más dolorosamente en España con el brote de Asturias.

Las invitaciones pueden solicitarse de Liceo Pedagógico en su local social. En ellas se detalla minuciosamente el cuestionario de cada una de las cinco lecciones.

Nuestros difuntos

En Valencia, Antonio Verges de Escofet, de 24 años.
En Valencia, Isabel Pons Trenor, de 10 años.
En Valencia, Asunción Bordes Sala, de 57 años.
En Valencia, Josefina Cabrera Abargues, de 20 años.
En Pego, Pascual Vicéns Femenía.
En Bellreguart, Purificación Miñana Costa.
En Palma de Gandía, Elisa Muñoz Miñana, de 20 meses.
En Gandía, Sor María de la Cruz (Elisa García), de 42 años.
En Gandía, Tomás Ortí Andreu, abogado.
En Benimamet, José Mª Fenollera Fenollera, de 20 años.
En Torrente, Leonor Roca Beltrán, de 38 años.

Todos ellos pertenecientes a los grupos Antonianos o relacionados con la edición y distribución de nuestra revista.

Crónica

Aclaración

Por no haberse recibido los originales de la preciosa novela Luz y Sombras que venimos publicando en todos los números y que tan grata es su lectura a nuestros suscriptores, no podemos servir este mes la hoja correspondiente.

Dispensen los lectores esta deficiencia y sirva en descargo nuestro que su autor, nuestro colaborador P. José Antonio Arnau, reside en la Argentina y desde allá manda mensualmente el original. Puede fácilmente no llegar a su debido tiempo a pesar de la buena voluntad de todos.

Bien venido

Hemos tenido el gusto de saludar y estrechar fuertemente a nuestro querido y buen amigo don Galo Recuero García, colaborador de esta Revista, que firma sus hermosas Rápidas con el seudónimo Ga-re-gar.

Sabido es que el señor Recuero fue uno de los 33 profesores de Escuelas Normales sacrificados a los innobles apetitos de los políticos del bienio, que, por odio al catolicismo, apartaron violentamente y contra todo derecho de sus legítimas cátedras a dignos y respetables profesores.

Pero lo grave y lo denunciado en el Parlamento no es que fuese el odio lo que movió a aquellos políticos infamantes a realizar aquel despojo, sino la falta de compañerismo, pues con el atropello se corrió el escalafón y se colocaron en las cátedras usurpadas el entonces Director General de Primera Enseñanza y otros individuos, desaprensivos. Que es lo que se buscaba.

Interpuesto recurso ante los Tribunales, éstos fallaron en favor de los atropellados, y de nuevo don Galo Recuero honra el claustro de profesores de nuestra Escuela Normal, a satisfacción de todos.

Predicación cuaresmal

Los Padres Franciscanos de esta Provincia Regular están encargados de la predicación cuaresmal en las parroquias de los siguientes pueblos:

P. Juan Bautista Pons, en Benisa y Teulada;
P. Francisco Ferrer, en Bellreguart y Alquería de la Condesa;
P. Juan Bautista Gomis, en Pego;
P. Buenaventura Arener, en Almazora;
P. Bernardino Rubert, en Algemesí;
P. Dionisio Boix, en Carcagente;
P. Francisco Lloréns, en Catarroja;
PP. Francisco Sanz y Miguel Alonso, en la parroquia de San Sebastián de Valencia, primera tanda de la Santa Misión.

Bibliografía

La Comunión frecuente de los enfermos. Estudio canónico-litúrgico-moral. Por el Padre Antonio de la C. Jardí, OFM. Barcelona. La Hormiga de Oro. Avenida Puerta Angel, 2. Apartado 26.—1934.

La competencia del autor, demostrada en multitud de obras escritas después de la publicación del Código de Derecho Canónico, se pone nuevamente de manifiesto en este precioso manual que hemos leído con detención y que trata de todo cuanto hay legislado referente a la Comunión frecuente de los enfermos.

La forma de la exposición es técnica y sucinta, como se estila en libros de liturgia, moral y otros semejantes, con división en partes, capítulos, artículos y párrafos o apartados, todos numerados.
Después de una Introducción oportunísima para estos tiempos, divídese la obra en tres partes: 1ª La Comunión y los enfermos. 2ª La Comunión sin ayuno. 3ª La Comunión a domicilio. Los últimos capítulos de esta tercera parte que tratan sobre los deberes de los párrocos y sacerdotes son de gran fuerza emotiva.