Artísticas. Arte en agosto

a
Pescadoras. R. Figueras

No es que verdaderamente el artista cree paralelamente, afectado por los, o en las características del zodíaco; pero a veces, hijo de las circunstancias, el aliento creador toma las noticias de belleza en torno y produce sus inspiradas obras.

Hombres de Italia como Gentile Bellini, tienen sus obras pictóricas toda la gama brillante, kaleidorcópica del Oriente lejano; Meissonier y nuestro Esteban March pintan inmensos en fogonazos y estrépitos bélicos... dentro de sus pacíficos ordenados estudios y...

Pero he aquí un arte producido en pleno estío; ante el mar ¿Pintura de Agosto? Pintura al aire libre. Desde que Turner y Contable señorearon la bella labor plenoairista, siguieron multitud de pintores plantando sus caballetes en plena naturaleza, de fronda o nefelitana y marina y he aquí que culminó con nuestro gran pintor Sorolla que a su vez, y por vibración repercutió en estos temas y estilos y técnica —que no es lo mismo— de obras como estas de Murillo y de Figueras. Temas del mar con protagonistas de humildes gentes y acaso el mayor protagonista el Cielo y el agua con las ventrudas velas al viento y al sol. Con estos temas, estilo y técnica recorrió Valencia con Sorolla todas las latitudes órbicas granjeándose el título del mejor pintor contemporáneo.

José Mª Bayarri

En la playa

En la playa. Tomás Murillo Ramos

La Asunción de la Santísima Virgen,
verdad vivida en la Iglesia

El dogma no se crea, sino que se vive. Del depósito de verdades que dejó Cristo a su Iglesia, vive esta Peregrina divina. Y rige en esta vida, como en toda manifestación vital, una cierta ley orgánica. Verdad es que el dogma no puede estar sujeto a evolución substancial. La Iglesia no puede proponer Como dogmas verdades nuevas, sino tan sólo lo que ha recibido en sagrado depósito de manos de los apóstoles. Sin embargo, cabe aquí muy bien un desarrollo y evolución análogos al que se da en el proceso lógico de la deducción: partiendo del principio llegar a sus últimas consecuencias.

Las verdades que llegan a ser dogmas, todas están incluidas implícita o explícitamente en la Tradición. Así, por ejemplo, de la verdad revelada de la Maternidad divina de María se llega, por la vía de la plenitud de gracia, a afirmar su Concepción Inmaculada; por la vía de su integérrima virginidad, a la consecuencia de su Asunción en cuerpo y alma a los cielos. En ambos casos una y otra consecuencia están implícitamente contenidas en el principio de la divina Maternidad de María. El proceso que conduce de una a otra verdad, del principio a la consecuencia, es lo que llamamos evolución del dogma. Y es el Espíritu Santo, alma de la Iglesia, quien con su suave impulso mueve la conciencia cristiana para que confiese explícitamente lo que ya implícitamente admitía, para que «viva» las verdades dogmáticas.

Asunción de María

De tal importancia es este «vivir» las verdades reveladas, que viene a ser él un argumento contundente en la prueba de un dogma: el argumento que recibe el nombre de «sentir común de los fieles». Porque, si decíamos que el dogma no se crea sino que se vive, podemos también invertir los términos y afirmar que las verdades que vive la Iglesia, son dogmas.

Jesucristo, en efecto, prometió su asistencia divina a la Iglesia. Los cristianos somos como una proyección vital del histórico Jesús, como una prolongación de su vida en el mundo. San Pablo ha sabido encontrar una expresión adecuada a esta idea, dando a la Iglesia el nombre de Cuerpo místico de Cristo. De ahí que cuando la Iglesia es perseguida, podamos decir qué sufre Cristo, y cuando la Iglesia triunfa, se puede afirmar igualmente que triunfa Cristo. Esta presencia de Cristo en su Iglesia es el origen de la infalibilidad del magisterio eclesiástico, que comprende un doble hecho: infalibilidad de la Iglesia docente e imposibilidad de que el pueblo fiel se aparte de la verdadera fe.

Éste es el sentido más profundo de aquella promesa divina: "Ecce ego vobiscum sum ómnibus diebus usque ad consumationem saeculi". He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta la consumación de los siglos.

Todos los días... Por lo tanto el sentir común de los fieles no puede separarse nunca del sentir de Cristo.
He aquí la trascendencia teológica que tiene el hecho de la creencia universal del pueblo cristiano en la Asunción gloriosa de María en cuerpo y alma a los cielos. Esperamos que el Santo Padre formule pronto la consecuencia lógica del mismo, definiendo como dogma de fe misterio tan inefable. Lo desea la Iglesia y lo exigen en justa correspondencia los desvelos que en estos tiempos tan críticos, muestra la Virgen por sus hijos, los que gemimos y lloramos en este valle de lágrimas.

Fr. Joaquín Sanchis Alventosa, ofm

A la Virgen de agosto

La bella Virgen de Agosto
destella en medio del mes;
luces y ritmos del cielo
pasan en almo tropel,
entre una tropa celeste
de arcángeles de oro que
se arroban ante la Pura
Criatura que ahora ven.

La bella Virgen de Agosto
—panal de celeste miel—
sube, sube, sube, sube...
hacia el Padre que ya ve;
la lleva el Espíritu Santo

en cuerpo y alma al Edén
donde el Hijo la esperaba
—¡omnia gloria!—con Gabriel.

La bella Virgen de Agosto
está ya en el Sumo Bien,
entre Serafines rubios
que manda el rubio Gabriel.
La coronan Padre e Hijo
—¡omnia fiesta en el Edén!—
cuando el Espíritu Santo
proclama: ¡Mi Esposa es!

La bella Virgen de Agosto,
nos espera en su Vergel!

Bendición y colocación de la primera piedra de la futura Iglesia Franciscana de Alcoy.

Alcoy que, desde hace siglos, siente hondamente el espíritu franciscano, escribió el día 26 del pasado mes de Junio una brillante página en su glorioso historial: la bendición y colocación de la primera piedra de una nueva iglesia y convento de la Orden Seráfica.

Actuó como oficiante en toda la ceremonia el Sr. Obispo de Teruel, Don Fray León Villuendas Polo, franciscano. El acto de la bendición de la primera piedra fue preparado con una Misa de medio pontifical en la iglesia parroquial de San Mauro y San Francisco, solemnemente cantada por la capilla de música del coristado de Onteniente, que interpretó la partitura de Ion y motetes clásicos. Asistieron al Prelado como ministros de honor los Padres José Antonio Arnau, León Amorós y David Escrivá. y como acólitos cuatro jóvenes estudiantes chinos, franciscanos también. Todas las autoridades locales estuvieron al frente del numeroso concurso de fieles.

a

Bendición y colocación de la primera piedra de la futura iglesia de los franciscanos en Alcoy

Terminada la Misa y en medio de gran antusiasmo se organizó una procesión en la que formaban personas, la V. O. Tercera de San Francisco y amigos y bienhechores de la nueva fundación y el señor Obispo de Teruel revestido de pontifical y las autoridades y todos acompañados por la imagen de San Antonio de Padua, titular de la futura iglesia y convento, y a los acordes de la banda de música del Regimiento de Infantería de Vizcaya, de guarnición en esta ciudad y se dirigieron al lugar de la ceremonia, donde eran ya esperados por una multitud de vecinos de la parte alta de la población, que se asociaron espontáneamente al acto.

El solar, situado a espaldas de la casa número 189 de la calle de San Nicalás, se encontraba engalanado con colgaduras, vistoso altar, alfombra 5 sillones para oficiante y autoridades.

Con sentida alocución expuso el señor Obispo el significado de la ceremonia. Acto seguido habló el señor cura de la parroquia, don Vicente Torregrosa, quien, con brillante palabra, encomió la obra a realizar por la Orden Franciscana en Alcoy, principalmente en la barriada en que radica la nueva fundación. A continuación, como nota curiosa, fue leída por el cronista de la ciudad, don Rafael Coloma el Acta de la bendición de la primera piedra del antiguo Convento de los Franciscanos el año 1569.

Después se procedió a la bendición y colocación de la Primera Piedra, según las preces y cánticos del Ritual. Actuaron de padrinos don Antonio Miralles y su distinguida esposa.

Terminó el acto con la alocución del P. José Antonio Arnau, quien en nombre del P. Provincial y de los religiosos franciscanos de Valencia, dio las gracias a los asistentes que nos honraron con su presencia.

Para el numeroso público que se estacionó en las afueras del solar, que se calculó en varios miles de personas, se instaló un potente altavoz, con lo cual pudieron oír los discursos y seguir los pormenores de la ceremonia. Este servicio fue instalado por la Emisora de Alcoy a la cual hemos de agradecer otra delicadeza, y es el haber impreso toda la ceremonia en la cinta magnetofónica, transmitiendo el reportaje de este acto en la emisión de la noche.

Nota simpática y emotiva de la parte alta de San Nicolás y calles adyacentes fue la unánime y espontánea ornamentación de colgaduras con que engalanó balcones y ventanas y los aplausos y vivas al paso de los Padres Franciscanos, constituyendo ello una manifestación del sincero afecto y honda gratitud con que reciben a los Religiosos que tanto bien moral, social, espiritual y aun material han de traer a aquella barriada. Desde estas líneas les damos las más expresivas gracias.

Igualmente nuestro sentimiento de gratitud se extiende a las autoridades: eclesiásticas, civiles, militares, judiciales, académicas y jerarquías del Movimiento, que nos honraron con su presencia. De manera especial al limo. Sr. Coronel Jefe del Regimiento de Vizcaya, por su amabilidad en prestar la banda militar que tanto realce dio al acto.

Hacemos votos para que la obra que comienza con tan felices auspicios tenga igualmente un feliz y rápido remate. Esta es la oración que elevamos al Señor por medio de nuestro intercesor San Antonio de Padua.

El cronista

La Virgen en Fátima y Jesús en Heede

(Continuación)

Mi amor ideó esta obra antes de la creación del mundo. Los hombres no escuchan mis llamadas, cierran sus oídos, resisten a la gracia y rehusan mi misericordia, mi amor y mis méritos. El mundo es peor que en los tiempos del Diluvio. Agoniza en la ciénaga de la culpa. El odio y la codicia llenan el corazón de los hombres. Todo esto es obra de Satanás. El mundo yace en densas tinieblas. Esta generación merecería ser aniquilada pero Yo quiero mostrarme misericordioso. Las copas de la ira de Dios están ya derramadas sobre las naciones, pero el Ángel de la paz no tardará en descender sobre la tierra. Quiero curar y salvar. Sobre las heridas que ahora sangran, la misericordia vence y triunfa de la justicia. Pero no duerman mis fieles como mis discípulos en el Huerto de los Olives, antes lleguen constantemente al tesoro de mis méritos y satisfacciones para sí y para los demás. Se preparan cosas grandiosas. Lo que ocurrirá será terrible, como jamás se vio desde el principio del mundo. Vengo Yo mismo y manifestaré mi voluntad.

Todos los que han sufrido en estos últimos tiempos son mis mártires y preparan la nueva mies para la Iglesia. Ellos han tomado parte en mi vía dolo-rosa. ¡Hija mía, vengo pronto, muy pronto! Lo que sucederá dentro de poco superará en gran manera cuanto hasta aquí ha sucedido. La Madre de Dios y los Ángeles intervendrán. El Infierno se cree ahora seguro de la victoria, pero Yo se la arrebataré de la mano. Muchos me blasfeman, por esto permitiré que lluevan sobre el mundo desventuras, pues de este modo se salvarán muchos. Bienaventurados aquellos que lo sufren todo en reparación por los que me ofenden. Yo vengo y conmigo vendrá la paz. Con un pequeño número de elegidos edificaré mi reino. Este reino vendrá repentinamente, más pronto de lo que se cree. Haré resplandecer mi luz, luz que para unos será bendición y para otros será tinieblas. La Humanidad reconocerá mi amor y mi poder, y haré conocer mi justicia y mi misericordia.

¡Mis queridos hijitos!, la hora se aproxima. Rogad incesantemente y no seréis confundidos. Yo reúno a mis elegidos. Convergerán al mismo tiempo de todas partes del mundo y me glorificarán.

¡Yo vengo! Bienaventurados los que están preparados. Bienaventurados los que me escuchan.»

Este es el tenor del mensaje de Cristo. La autoridad eclesiástica local ya ha emitido su juicio favorable sobre el carácter sobrenatural de los hechos. Sólo falta la voz del Papa que sancione los sucesos relatados, como sancionó las milagrosas apariciones de Lourdes y de Fátima.

La familia verdaderamente cristiana

El anhelo constante del Papa, de los Prelados todos es que se trabaje denodadamente, para que España vuelva a ser lo que en los antiguos tiempos fue: modelo de familias cristianas, de católicos auténticos, sin aspecto ninguno de paganismo. ¿Es esto fácil? No, ya lo sabemos; pero, como la cosa merece la pena, es necesario que todos, pero absolutamente todos, hagamos cuanto preciso sea para conseguirlo. Hace falta mucha voluntad y buena, porque a ésta Dios la ayuda, sin género de duda; y teniendo a Dios, el éxito es seguro.

Esta labor debe comenzar por la educación del niño, ya que ellos son la base de la futura sociedad. Para el resurgir que se persigue, lo esencial es empezar por la educación de sentimientos; primero el corazón, después la inteligencia. Inculcar en el niño, que el hombre sin religión es una fiera rebelde, que emplea sus facultades, en perjuicio propio ajeno.— Que la religión, no es un sistema que cada cual fabrica a su manera, sino una revelación divina, enseñada por el mismo Jesús.— Nuestra llaqueza puede apartarnos de sus mandamientos, pero no podemos apartarnos de sus principios, sin grave daño para nuestras almas.— Que la bondad debe impregnar todas nuestras acciones y relaciones con el mundo.— Que el respeto a superiores, iguales y hasta inferiores, no es un sentimiento apócrifo, sino una bella flor del corazón.— Que la modestia y la humildad, son el sello del verdadero mérito; y que la caridad ejercida como auxilio para el pobre, sin miras de lucimiento o de buena reputación, es lo que más nos acerca a Dios.

Después de recibir los niños este como baño de cristianismo, puede ya enseñárseles intelectualmente cuanto se quiera, porque el espíritu, estará preparado ya, para asimilar cuanto se desee, sin peligro alguno. De esta manera el orden de prelación no se altera; o sea, primero lo divino, Dios; después, lo humano, lo del mundo. Muchos de los descarriados, lo son por esto, porque recibieron primero el mal de muchas enseñanzas y después las ideas cristianas no encontraron ya sitio en su corazón.

Ahora se piensa sólo en hacer sabios, lo de creyentes «dicen» vendrá después. El resultado de esta enorme equivocación se ve bien clara en la sociedad actual, en la cual, la familia netamente cristiana casi no se conoce; la religiosidad de hoy es muy superficial, no tiene hondas raíces, por lo que no puede dar abundantes frutos; es su vida casi vergonzante.

Padres, tened esto muy en cuenta si queréis atender los llamamientos tan frecuentes del Santo Padre y los Prelados: trabajad cuanto podáis para que nuestra amada España vuelva a ser el modelo de familias cristianas como antiguamente y no olvidéis que en toda construcción, sea de la clase que quiera, lo más importante son los cimientos; y en los individuos los cimientos verdaderamente fuertes y resistentes son las ideas cristianas, conocidas y sentidas tal como son, pues sobre ellas nada de lo que se edifique se irá al suelo jamás.

Y el que hoy no lo haga así, tendrá más responsabilidad moral, porque el ambiente nacional, gracias a Dios, no pone cortapisas a ello, antes al contrario, lo favorece; además la Iglesia continuamente hace llamamientos sobre esto.

Ahondad bien en en corazón de vuestros hijos las raíces de la religión, para que nazca un árbol frondoso y fuerte contra todos los vendavales, pues si está poco arraigado, el más pequeño vientecillo lo tronchará y derribará.

Quiera Dios que desaparezca de una vez para siempre el espectáculo bochornoso de esa juventud que con sus costumbres licenciosas, dan la sensación de que vivimos en un país no católico. Ignoran, sin duda, que nuestra España, cuando más grande fue, es precisamente cuando fue más católica; y cuando más pequeña y menguada se encontró fue cuando en tiempos no muy lejanos intentaron que no fuese católica. Desconocían seguramente las verdades características morales de nuestra católica Nación, cuna de tantos Santos v santificada por la planta bendita de la Santísima Virgen. El nombre de España en todo momento fue unido a la Cruz redentora de Jesús. Por lo tanto no podemos ser remisos en el cumplimiento del deber de devolverle su fisonomía propia de católica; es preciso, cueste lo que cueste, recristianizar la familia, base de todo catolicismo, agruparla, unir a todos sus individuos bajo la Cruz de Cristo, desterrando de nuestro suelo la modalidad de familia moderna, cuyos hogares tienen el aspecto de Hotel, por la independencia que en ellos reina. Conseguir esto debe ser el afán de todo aquel que sea ferviente cristiano y buen patriota.

B. G. P.

Correspondencia misional

Hankow, 19 abril 1949.
P. Joaquín Sanchis, ofm
Ministro provincial de Valencia.

Mi muy amado Padre: En estos momentos acabo de recibir su muy grata y esperada del 5 corriente. Se ve que la suya ha corrido más de prisa que la que le mandé a mediados de marzo, por medio de mis hermanos, y en la que le incluía otras para las monjas de Játiva. Espero que a estas horas estará ya en sus manos. En ella le hablaba de los coristas que van a ésa. Todo está en regla y V. P. no tiene que preocuparse sino de recibirlos como cuatro nuevos hijos que el Seráfico Padre le regala para que en ellos desahogue su interés y amor por las Misiones.

Me alegra mucho ver por su carta el ansia e ilusión con que se les espera ahí; no es menor la simpatía que en todos los de aquí ha suscitado el magnífico gesto de V. P. al ofrecerse a tan santa obra. Que el Seráfico Padre se complazca en ella y bendiga a bienhechores y beneficiados. Que sea todo para bien. Entre tanto, ya su ejemplo va estimulando a otros. Sirviéndonos de él, hemos escrito al Rector del Seminario de Misiones de Burgos solicitando si, al igual que V. P., quisieran admitir allí unos diez seminaristas filósofos que nos dolería en el alma perder, dadas las garantías y esperanzas que ofrecen por su piedad, capacidad y buen carácter, para la Iglesia en China. Nos han contestado en seguida aceptando con entusiasmo la propuesta en nombre del señor Arzobispo y anunciándonos que dentro de unos día recibiremos su resolución en firme y la indicación del número de seminaristas que puedan aceptarse allí. Ya ve, pues, cómo encuentra imitadores.

Esto nos es tanto más providencial cuanto que las circunstancias se nos han hecho tan críticas que, aunque partiéndosenos el corazón, hemos tenido que evacuar este Seminario y mandar precipitadamente 50 seminaristas filósofos, dividiéndolos en dos turnos entre Hong-kong y Macao. De los 23 teólogos de cuarto año, 5 han regresado a sus diócesis para ser ordenados por sus Obispos, y a los 18 restantes les anticipamos la ordenación que recibieron el Lunes Santo, partiendo inmediatamente a ocupar los lugares avanzados señalados a cada uno. Fue un día de grande consolación y de grande pena. Aquí quedan 35 teólogos con algunos profesores, entre los cuales me encuentro yo. El avance de los rojos hacia esta ciudad, llegando a 30 kilómetros de ella, nos ha obligado a ello.

Hace pocos días recibí carta de T'ai-yuan-fu, diciéndome que hace ya tres meses que no tienen comunicación con el P. Severino, pero que saben que puede trabajar y vivir bien. En aquella capital, que ha entrado ya en su octavo mes de asedio, hay tanta hambre que la gente devora la carne humana de los que mueren, y de los que viven, especialmente niños, la mayor parte quedan ciegos por la desnutrición y falta de vitaminas. Todos los días recogen 14 a 15 criaturitas abandonadas, con las que se va poblando el cielo de angelitos.

Nuestros misioneros y misioneras están escribiendo hermosas páginas de heroísmo y caridad en aquel ambiente.

El Señor le recompense todo el interés que se toma por nosotros. Le agradezco y le pido aún su seráfica bendición que nos alienta.

Suyo afectísimo,

Fr. Gonzalo Valls, ofm

NOTA.—Los estudiantes franciscanos chinos de que habla esta carta ya están con nosotros. Llegaron el día 24 de mayo y se incorporaron al Constado de Onteniente, donde cursarán sus estudios eclesiásticos.

Prácticas económicas para aliviar los rigores estivales

Y conste que son rigurosamente científicos estos procedimientos. Y para más abundamiento sujetos a la experiencia de muchos años.

Habitaciones

Hay que distinguir entre zona litoral y zona alejada del mar. En la orilla del mar o pueblos cercanos se pueden tener las puertas abiertas todo el día si sopla brisa de mar —que es casi siempre—. Poco después de salir el sol, hasta media mañana, suele haber calma; a esas horas será prudente evitar la entrada del sol. Durante la noche, siendo pequeña la oscilación termométrica, se puede descansar con las puertas abiertas; mas hay que evitar estar a la corriente, sobre todo en el sueño.

En las zonas alejadas de la costa —continentales— hay que cerrar muchos días las puertas desde media mañana y no abrirlas hasta bien entrada la tarde. Así se mantiene fresca la casa. Por la noche es peligroso dormir con las ventanas abiertas, ya que la oscilación nocturna puede llegar a 10 grados. En los días de régimen marítimo, en que abundan nubes bajas del mar, se puede tener día y noche todo abierto.

Para el régimen de vientos terrales— ponent calent— se aconseja tener desde media mañana las puertas bien cerradas, sea en la costa o en el interior de la Región.

Nota importante

No confundáis la luz con el calor; es bien distinto. No seáis de los que creen que estando todo oscuro se está muy fresquito. Si tenéis buenos cristales, lo ideal es que fuesen de sistema doble, podéis gozar de buena luz sin que entre por ellos el calor. Si les da el sol, podéis resguardar de sus rayos directos la casa; mas si no, podéis tener los cristales puestos, que apenas si por ellos entrará el aire caliente. Entra mucho más calor por una rendija de la ventana sin cristales, que por un ventanal bien encristalado. Esto lo enseña el termómetro, no son manías de un intelectual.

El aire refrigera

Es verdad. Si no pasa de los 26 grados y hasta 30 nos da sensación de fresco. Por eso, si estamos en la habitación, o en una casa o salón podemos abrir ventanas, si fuera está el aire a menos de 26-28 grados; la corriente nos resulta agradable. Pero si no hemos de gozar de esa corriente refrigerante, es mejor cerrar las ventanas durante el día, porque siempre fuera hace más calor que dentro de la casa. Así conservamos la temperatura relativamente baja en nuestra vivienda.

El aire baja la temperatura de nuestro cutis, pues al evaporarse el agua que sale por los poros, ésta roba calor al cuerpo; por eso notamos la agradable sensación de fresco cuando nos abaniqueamos o estamos cerca del ventilador. ¿Por qué los botijos porosos dan agua fresquita? Por esta misma razón. Por eso, en sitios húmedos funcionan mal los botijos.

Fr. Eusebio Arbona, ofm

Docilidad

La docilidad o la gracia, no es posible sin la abnegación.

«Serás pescador de hombres» —Dice Jesús a San Pedro—. Este, escucha sorprendido y pasmado. ¿Lo entiende? ¿Lo comprende todo? ¡Qué importa!

Él ve un llamamiento divino, y no mide las consecuencias; ¡siente su misteriosa grandeza! ¡Oh, la simplicidad! ¡Oh, la docilidad!

Pocas palabras bastan a los que entienden a Jesús. Nada de preguntas; nada de reflexiones; nada de cuidados.

Pedro está en pie, cogiendo la túnica y ciñéndosela para la marcha. El ímpetu de Pedro es, por excelencia, el espíritu religioso.

¿Estoy yo así cada momento a la disposición de Jesús?...

¿Qué me pide ahora?

Consultorio religioso

¿Basta confesarse de haber calumniado o hay que hacer la debida satisfacción? Y ¿en qué forma?

No basta confesarse de haber calumniado, sino que es preciso retractarse y reparar los demás daños temporales que se hubiesen seguido de la calumnia. Esta obligación es grave si la calumnia fue grave. Si hubiesen pasado entre tanto muchos años, tal vez sea mejor no menear el asunto. No obstante, el calumniador hizo mal, al no retractarse en seguida, y deberá todavía reparar los daños en cuanto pueda.

Cuando en la confesión se pone de penitencia tal o cual oración, ¿basta rezarla mentalmente?

No, señor. Se tiene que rezar articulando las palabras.

¿Por qué, siendo tan grande la misericordia de Dios, existe el mal en el mundo?

Porque Dios no quiere cambiar la naturaleza de las cosas. El nos ha dado el libre albedrío o voluntad libre. Nosotros podemos abusar de ella y cometer el pecado. Pero según el uso bueno o malo, que hiciésemos de nuestra libertad, tendremos premio o castigo.

¿Qué conducta debe observar la persona que pidió perdón y fue rechazada?

La persona que pidió perdón y no lo obtuvo, deberá tener paciencia, consolándose con el pensamiento de que ha cumplido con su deber. No deberá negar a la otra las señales ordinarias de amistad, saludándola, etc. Si la Otra se niega obstinadamente y contra todas las reglas del Evangelio, a contestar su saludo, lo podrá omitir, ella también, porque nadie está obligado a hacer una cosa inútil y sin sentido. Pero no deberá dar entrada en su corazón a sentimientos de odio, rencor o malevolencia.

Fray Agnello, ¿qué autoridad tiene la Tradición?

Tiene la misma autoridad que la Sagrada Escritura, porque su origen se remonta también hasta Dios, ya que las verdades que enseñaron de viva voz los Apóstoles, sin escribirlas en los Evangelios y en las Epístolas y más tarde fueron consignadas en los Símbolos, Concilios, Escritos de los Santos Padres y Libros Litúrgicos, formando lo que se llama Tradición, las habían aprendido de Jesucristo.

F. Agnello

Noticias

Ordenación sacerdotal en Onteniente
El día 3 de julio fue de extraordinario gozo para la Seráfica Provincia de Valencia, por haber sido consagrados sacerdotes los cuatro primeros Coristas después de la revolución marxista: Fr Pascual Muñoz. Fr. Simón Sáez, Fr. Luis Giner y Fr. Miguel Ángel Briz.

El Sr. Obispo de Teruel, nuestro hermano Fr. León Villuendas Polo, debidamente autorizado por el Sr. Arzobispo de Valencia, confirió todas las Ordenes, desde la Tonsura hasta el Presbiterado. Los ordenados fueron 23, todos ellos Franciscanos, menos tres Sacerdotes Escolapios y un diácono, seminarista de la Archidiócesis Valentina.

La ceremonia se desarrolló con toda solemnidad en la Iglesia del Colegio franciscano, dirigiéndola el Sr. Arcediano de Teruel D. Tomás Maicas, y el P. Santiago Miró. 2.° Maestro de disciplina de los jóvenes Franciscanos.

El P. Provincial quiso asociarse a la ceremonia expresando su honda satisfacción y dirigiendo después en el ágape fraternal, unas palabras a los Ordenados.

Primeras misas
La Seráfica Provincia de Valencia ha experimentado una grande alegría con la celebración de las primeras misas de los siguientes religiosos franciscanos:

Día 10 de julio, en Onteniente: Fr. Luis Giner. Predicador: Fr. Joaquín Sanchis Ministro Provincial. Y en Benisa: Fr. Miguel Ángel Briz. Predicador: Fr. Juan Nadal.

Día 16 de julio, en Pego: Fr. Simón Sáez. Predicador: P. Provincial.

Día 17 de julio en Beniarjó: Fr. Pascual Muñoz. Predicador: Fr. Joaquín Sanchis, Ministro Provincial.

La AA los felicita desde estas líneas y pide al Señor que los fortifique y confirme en su sagrado Ministerio para que, cual otros Seráficos, abrasen el. mundo en amor y siembren por doquier la paz y el bien.

Libros

La amistad cristiana. Por Fray León Obispo de Teruel

La desorientación ambiente y la reinante vida atravesada de materialismo punible son experimentables por doquier en el mundo de lo moral, en el ámbito de lo religioso. Y los permanentes postulados, principios inmutables de la filosofía cristiana se han de erigir constantemente come brújula y como ideal para recordar a todos esas normas de única salvación.

Con el título que encabeza esta nota, el señor Obispo de Teruel, franciscano Fray León Villuendas. ha publicado un nutrido folleto—brújula e ideal en aquellos significados— de clara y densa doctrina y amorosa intimación a las almas, a la meditación y a la acción. Entre las «Introducción» y «Conclusión» campean: La amistad cristiana. El amigo divino, base de la amistad. Buscarse. Comprenderse, Darse a conocer. Saber confortar. Saber corregir juntos. Infinidades. La inmolación. Artículos de segura eficacia en estos tiempos.

Los beneficios se destinan a los pobres de aquella diócesis.

Libros franciscanos
Con suma complacencia comunicamos a nuestros lectores que la editorial franciscana PAX ET BONUM, de Buenos Aires, ha concedido la exclusiva para la distribución de sus ediciones en España a nuestro entrañable amigo y entusiasta colaborador don Jesús Galbis, de Cuyo ardiente franciscanismo cabe esperar una eficaz e incansable difusión de tan excelentes libros por los ámbitos de nuestra Patria.
En otros números de esta Revista daremos un detalle de los libros del sello PAX ET BONUM, que acaban de llegar a España, y seguiremos informando en lo sucesivo, sobre las novedades bibliográlicas de este estilo que se reciban en nuestro país.

Además, el Sr. Galbis ofrece su oficina distribuidora de Valencia, Roteros, 16, y su residencia de Buenos Aires, Chile, 1645, a todos nuestros lectores y amigos que se interesen por libros editados en Argentina, especialmente si se trata de las mencionadas ediciones franciscanas o de libros católicos en general, así como también de obras científicas o de carácter técnico.

LA AA agradece su atención al dilecto amigo y espera que su ofrecimiento sea útil a todos sus lectores.